Diálogo en la familia , todo lo que debes saber del tema

En el hogar siempre debe haber intercambio de ideas, donde se use como herramienta el diálogo en la familia, ya que es sumamente importante fomentar la comunicación entre padres e hijos, para dar una buena educación a los hijos y una buena crianza. Las conversaciones entre familia son una necesidad para poder formar un grupo familiar sin problemas.

diálogo en la familia

Se entiende por diálogo, el intercambio de ideas entre un grupo de personas, donde cada una expone una idea o algún tema de conversación y sirve para resolver problemas familiares, parejas o amistades.

¿Cuál es el significado del diálogo para la familia?

Uno de los momentos más importantes de la vida en familia, que no se debe perderse, es la conversación diaria a la hora de comer o cenar, se debe mantener a diario e ir promoviendo la participación de cada miembro. Con esta clase de diálogos reforzamos muchos de los valores, que son tan importantes en el crecimiento y desarrollo de niño.

Uno de esos valores es el respeto por la opinión de cada uno, la comunicación entre los miembros de la familia,  ser tolerantes con los demás integrantes de la familia, poder aceptar los errores cometidos y perdonar.

Por medio de la conversación entre los padres y los jóvenes o hijos, es posible conocerse mejor, a un nivel más profundo, incluso pueden llegar a entablar conversaciones donde se intercambien ideas y se cuenten problemas, inquietudes o sentimientos. En un diálogo con los hijos, también reforzamos el perdón como valor.

Es bueno que los padres tengan conversaciones con los hijos, para así saber cómo la están pasando o si tiene algún tipo de problema y cómo buscarle solución, incluso saber si necesitan algo. La idea es que, como padres e hijos, se integren más en un círculo familiar y que juntos resuelvan los inconvenientes que se presenten.

Lo indispensables es hacer de la plática o diálogo en la familia algo constante y que no se convierta en un regaño de los padres hacia los hijos sino todo lo contrario, que sea un momento de confianza y tranquilidad,  donde los hijos deben estar siempre presentes y activos para expresar sus problemas e ideas.

Los padres, también deben hacer lo mismo, si a los hijos no les gusta ninguna de las ideas planteadas por los padres deben hacerlo saber y expresar su descontento, de forma tranquila y calmada sin necesidad de llegar a los gritos y exaltarse.

¿Cómo reforzar el diálogo en la familia?

Absolutamente todos los bebés, niños y adolescentes necesitan de una conversación con los padres, donde los padres les presten atención y los aconsejen sobre lo que pueda estar pasando por sus mentes. Como padres, es importante estar pendientes de que actitud tomamos, ya que los hijos se dan cuenta si queremos escucharlos o no.

Para los hijos, parte importante de la familia son sus padres, es por eso que para los jóvenes es tan importante la comunicación o el diálogo con ellos.

Los padres de familia son un ejemplo vivo de los hijos, todo lo que los adultos hacen o dicen, suele ser imitado o copiado por los niños, es por ello que los padres deben tener presente que si los hijos acuden a ellos con un problema, deben dejar lo que están haciendo, escucharlos y terminarlo después. Es importante que les presten atención a los hijos en el momento indicado porque después podría ser muy tarde.

Es bueno hacerles entender a los hijos que los padres siempre tienen tiempo para ellos y para dialogar, no importa la magnitud del problema que tengan, siempre hay una solución.

No es  recomendable empezar una charla con los hijos de manera autoritaria, ya que el diálogo con esa actitud no resultará de forma positiva, en cambio, es recomendable colocarse en el lugar del hijo, así será mucho más fácil entender sus problemas y dificultades.

Esto no significa que no existan ciertos límites al sentarse hablar con los padres, los jóvenes deben mantener siempre presente el respeto hacia sus mayores y tener en cuenta que no estarán conservando con cualquier persona.

diálogo en la familia

Los padres deben comentar, al principio del diálogo en familia, que hay que mantener el respeto ante todo y que no están hablando con cualquier persona sino con sus padres.

En los diálogos, los padres e hijos tienen la oportunidad de intercambiar ideas y conocerse más, tanto en lo bueno como en lo malo, es por ello que muchas terapias insisten tanto en dialogar con los hijos para mejorar la comunicación en la familia y atender a las necesidades de todos.

Consejos para un mejor diálogo en la familia

No siempre es fácil llegar a un diálogo en la familias, ya que la primera complicación es la falta de tiempo de los padres y muchas veces el descuido o el desinterés.

Los integrantes mayores de la familia, casi siempre están trabajando y sumamente ocupados, pero es de suma importancia seleccionar una espacio y momento para un diálogo. Una de las mejores opciones es al momento de cenar  o cuando están juntos viendo una película, muchas veces cuando disfrutan de un rico helado de yogur, es buen momento para un diálogo en la familia.

diálogo en la familia

La mejor manera de comenzar un diálogo es preguntar a los hijos o la pareja como estuvo el día e iniciar cualquier conversación sobre cualquier tema, otra excelente forma es invitar al hijo a jugar videojuegos para crear un ambiente más relajado.

Otro consejo muy importante es no estar constantemente preguntando a los hijos cómo están, lo más importante es estar pendientes y de vez en cuando indagar cómo se encuentran, para hacerles entender a los hijos que siempre hay tiempo para ellos y para conversar de lo que les incomoda.

En muchas oportunidades los hijos se ahogan con tantas preguntas que les hacen los padres para saber cómo estuvo el día, esto ocasiona que los hijos simplemente no intervengan en el diálogo y se queden callados,  este es uno de los problemas de entablar monólogos con los hijos en lugar de una conversación.

En la conversación todos deben poder participar y estar presentes tanto la madre como el padre, siempre dispuestos a quedarse callados cuando el hijo quiera contar sus problemas. Toma en cuenta que, si cada vez que te cuenten un problema los regañas, eso les dará pie a no contar nada, ni confiar más en sus padres.

Lo más importante de un diálogo en la familia es la comunicación entre los hijos y los padres, con una simple conversación puedes hacer que tu hijo cambie su manera de pensar o puedes aliviar sus preocupaciones y ayudarle a resolver sus problemas. Estos diálogos deberían presentarse de forma espontánea y con tanta frecuencia como disposición tengan los participantes, sobre todo para evitar agobiar a los hijos.

Deja un comentario