Empatía como valor, todo a saber del tema y mucho más

Por medio de la educación se forman personas de bien y con buenos valores, por lo que es importante que los padres inculquen en los hogares la importancia que tienen los valores y su práctica en la vida diaria,en especial la empatía como valor es un rasgo usual en personas sabias y responsables.

empatía como valor

¿Qué son los valores?

Se entienden como valores a los principios, cualidades o virtudes que identifican a una persona, que se demuestran a través de los actos o gestos y que te definen como buen ciudadano de un grupo social.

Desde pequeños, se  educa a los niños invitándolos a mantener siempre presentes los valores, una tarea de la que los padres se encargan en los hogares, asegurándose de que los más pequeños siempre cuenten con los principios necesarios para salir y desenvolverse en la sociedad.

Es por ello que se recomienda que los niños y jóvenes crezcan en hogares llenos de valores como el amor y el respeto, ya que será lo que el niño transmitirá a la sociedad en un futuro.

Tipos de valores

Existen una gran variedad de valores que definen a las personas de una sociedad, considerando que algunos los ponen en práctica y otros simplemente no los aplican.

empatía como valor

Una persona sin valores no llega muy lejos, es una persona sin sentimientos, sin amor y es un ser despreciable que no comparte principios con ninguna persona o sociedad. Para que puedas infundir los valores correctos en tus hijos, te nombramos los más importantes que debes aprender y llevar contigo el resto de tu vida:

  • Honestidad: es el valor social que brinda a las personas confianza, sinceridad y seguridad. Las personas honestas no se permiten engañar a otro para obtener beneficios de ellos.
  • Amor: este es el valor más fundamental, porque exige velar por la felicidad del otro,  incita a brindar felicidad y bienestar al prójimo o al ser amado, sin amor las persona serían vacías y arrogantes.
  • Respeto: es la capacidad de valorar, reconocer y apreciar al otro, teniendo en cuenta que todos somos iguales en cuanto a valor, pero diferentes en características.
  •  Libertad: es el valor que ayuda a desempeñarse y realizarse  como persona, ya que permite tener potestad sobre tus acciones y pensamientos, sin que estos afecten a otros de forma negativa.
  • Justicia: es el valor que le brinda el equilibrio a una sociedad, la justicia es necesaria para poder manejar cualquier grupo de personas y se basa en lo que es equitativo y meritorio a cada parte por igual, las personas justas luchan por defender los derechos de igualitarios.
  • Responsabilidad: constituye el sentido de compromiso con los demás, al cumplir con aquello que se debe, ya sea trabajar, estudiar u otro.
  • Tolerancia: hace referencia a aceptar a los demás tal y como son sin juzgarlos, a pesar de no estar de acuerdo con sus opiniones, pensamientos, sentimientos o acciones.
  • Empatía: es lo que motiva al ser humano a establecer una buena relación con diferentes tipos de personas, es esa chispa dentro del cuerpo que impulsa a las personas a ser amables, comprender, respetar y ayudar a las personas.

empatía como valor

Los valores que se mencionaron anteriormente son los más básicos y fundamentales que definen a los seres humanos “buenos” ante la sociedad, esta serie de valores proviene del hogar, donde para los padres, lo primero son los principios y la educación que formará a personas exitosas en el futuro.

La empatía como valor

La empatía como valor da mucho de qué hablar, como se señaló anteriormente la empatía vive en las personas que son capaces de ayudar al prójimo, de establecer una relación de amistad sin ningún problema, son capaces de entender, ayudar y guiar a personas que se encuentran desorientadas y no tienen idea de qué hacer en sus vidas.

Se debe tomar en cuenta que la empatía es el valor de las personas sabias,  y es que sin la empatía como valor, no sería posible llegar muy lejos. Quizás te interese saber un poco más sobre los cuentos de don quijote y sus enseñanzas.

Como padres se debe cumplir con la responsabilidad de educar y enseñar a los hijos desde pequeños, enseñarles qué son los valores y qué tan importantes y necesarios son la vida. Son los niños quienes deben aprender los valores, en especial la empatía, ya que como adultos es difícil que un ser humano pueda cambiar sus valores.

Esto les ayuda en las relaciones con otros niños en el colegio y a medida que vayan creciendo y desenvolviéndose como personas en la sociedad. La empatía, también le ayudará con el conocimiento personal de ellos como seres humanos y a desarrollar la capacidad de ponerse en el lugar del otro.

En tal sentido, se debe disciplinar a los niños con la empatía como valor y así evitar que se conviertan en niños rebeldes sin respeto, sin educación y sin la capacidad de sentir empatía por los demás. Esto significa que los valores se enseñan poniéndolos en práctica, sin importar el estatus social, credo o nacionalidad.

Cuando un niño crece sin valores o las personas en su entorno no demuestran poner en práctica los valores que profesan, usualmente crecen como personas fuera del orden social y corren el riesgo de convertirse en antisociales. También, la Caridad es otro de los valores que forman personas de bien en esta gran sociedad.

Consejos para desarrollar la empatía en los niños

Reforzar los valores en los niños es tarea tanto de los padres en el hogar como de los maestros en el colegio, debido a que son las personas que conviven mucho más tiempo con ellos. La manera más fácil de inculcar los valores es mediante el ejemplo, charlas y cuentos que traten sobre personajes con empatía.

En tal sentido, hemos descrito algunas recomendaciones para reforzar la empatía como valor en los niños:

  • Como padres se debe dar el ejemplo a los hijos de los necesario que pueden llegar a ser los valores, en especial la empatía, escucha a tus hijos, muéstrales afecto cuanto tengan algún problema y demuéstrale tú también empatía poniendote en su lugar.
  • Dale importancia a las cosas que te cuente y confié, toma el tiempo que sea necesario para que puedas hablar con el niño y muestra valor a cada palabra que te diga.
  • Se condescendiente con él y valora sus sentimientos, no les juzgues, no lo reprendas cuando llore por cosas sin sentido aparente, habla con el niño y muéstrale que está bien llorar y que es de humanos. Evita comparaciones con otros niños ya que con esto sólo refuerzas la inseguridad del niño.
  • Se consciente y acepta que las personas son diferentes y todas tienen sus propios sentimientos y emociones, y que deben ser aceptadas tal y como son.
  • Demuéstrale a tu hijo tus sentimientos y explícale sobre ellos.
  • Brindarle cariño y amor cuando esté tristes o preocupados, no siempre debes ser tan duro o estricto.
  • Enséñale una buena película que refuerce su empatía como valor y léele cuentos del tema. La empatía se puede aprender con las enseñanzas que tú como padre le proporciones, guíalo hacia el camino del bien, de los justo y del amor, así serán personas empáticas y ayudarán a sus compañeros en la escuel,a y en el futuro a la sociedad, a ser mejores personas.

Un cuento sobre la empatía como valor

Disfruta y comparte con tu pequeño este cuento sobre la empatía para fomentar en él la práctica de este valor.

Los tres ratones envidiosos

Érase una vez tres ratoncitos que habitaban en una misma casa, los tres amiguitos eran tan envidiosos que todo absolutamente todo lo querían solo para ellos. Cerca de su casa vivía un vecino que de vez en cuando los visitaba para saludarlos , pero cuando ellos escuchaban que el vecino se acercaba escondían toda la comida que tenía incluyendo el queso.

De pronto un día, un peludo gato que por allí pasaba, se asomó en la puerta de la casa de los ratoncitos envidiosos y ellos muy asustados se arrinconaron y empezaron a gritar, en lo que el vecino los escuchó salió de su guarida, se armó de valor y comenzó a gritar muy fuerte hasta que pudo ahuyentar al gran gato.

El pobre vecino quedó muy cansado y exhausto después de ayudar a los vecinos, pero los tres amiguitos corrieron afuera y lo ayudaron, le ofrecieron de comer y beber en agradecimiento por haberlos defendido del peludo gato.

Ahora eran cuatro ratoncitos muy felices, compartiendo un estupendo festín y reían recordando al gato que huyó muy asustado. FIN

Análisis del cuento

La moraleja que deja este pequeño cuento, es que la envidia nunca es buena, debes ser cordial y tener empatía con tus amigos o vecinos, nunca se sabe cuándo puedas necesitar de ellos. Comparte y enseña a compartir, fíjate que al pobre ratón no le importó arriesgar su vida con tal de salvar la de sus tres amigos.

Así como este cuento, existen muchos otros  que ayudan a impulsar el valor de la empatía. Por medio de juegos también es posible reforzar la empatía como valor en los más pequeños, para que así tengan un futuro lleno de oportunidades y pueden demostrar lo buenas personas que son. También, se recomienda leer más sobre la importancia que tienen los valores y su enseñanza en la niñez.

Deja un comentario