Bebé de 14 meses, cuidados, alimentación, desarrollo y más

Si tienes un bebé de 14 meses, este artículo es para ti. Aquí te enseñaremos todos los aspectos básicos de un niño en esta edad. Desde su comportamiento hasta su desarrollo físico e intelectual. Sigue leyendo para que no te pierdas ningún detalle de esta hermosa etapa en la vida de tu bebé.

bebé de 14 meses

¿Cómo es un bebé de 14 meses?

El bebé de 14 meses ya tiene algunas habilidades motoras que le dan cierta independencia. Puede gatear, caminar, agacharse y también levantarse por su propia cuenta. Algunos ya intentan llevarse el vaso o la cucharilla a la boca, pues la motricidad fina está mejor desarrollada. Puedes informarte también con nuestro artículo sobre ¿a qué edad gatean los bebés?.

Como ven que pueden moverse con más soltura, tienden a ser muy curiosos y hasta comunicativos. Es normal que un bebé de 14 meses intente seguir a la mamá o algún otro miembro de la familia a donde quiera que se dirija dentro de la casa. También disfrutan lanzando juguetes y objetos que tengan a su alcance para ver cómo caen.

Por esta razón, es importante mantener al bebé en un espacio donde pueda moverse y jugar pero sin riesgos. Evita las puntas filosas de mesas o muebles, así como dejar a la mano del bebé los objetos frágiles o que representen un riesgo y superficies inestables o muy rústicas. Es mejor tenerlo en un espacio seguro, aunque sea más reducido.

Peso y talla promedio

En esta edad, un bebé suele tener un peso que va desde los 8,5 kg hasta los 13 kg. En cuanto a la talla o estatura, puede ir de 70 cm a 85 cm. Normalmente, en esta etapa el crecimiento es un poco más lento, sin embargo, recuerda que cada bebé tiene su propio ritmo de crecimiento.

Así que no te preocupes si notas que tu pequeño tiene un peso bajo o que salga del promedio, al igual que la estatura. Para asegurarte de que todo está en orden, puedes consultar con el pediatra.

Estos factores pueden variar dependiendo de la actividad física del bebé, así como de la ingesta de alimentos. Un bebé de 14 meses ya está comenzando a experimentar con más sólidos y suele ser bastante activo, así que son variables que debes considerar al momento de evaluar cómo crece tu nené.

bebé de 14 meses

¿Cómo es su alimentación?

Un bebé que ya tenga cumplido el año y dos meses comienza a tener una alimentación más parecida a la de los adultos. Puede seguir siendo amamantado y tomar del biberón, pero también come sólidos. En este punto, la recomendación es para evitar comidas grasosas y condimentadas, incluso si se trata sólo de sal.

También es muy importante que el niño no consuma azúcares procesados. En caso de que ya lo haga, el consumo debe ser reducido y darle prioridad a las frutas. La importancia de reducir la ingesta de azúcar es para evitar la aparición de caries o de obesidad.

Y en lo que respecta a la sal, un bebé de 14 meses todavía no tiene los riñones completamente desarrollados, por lo que podría tener dificultades para procesar este mineral. en este artículo te explicamos todo lo que debes saber también sobre el yogurt para bebés.

Es recomendable que el niño pueda consumir alimentos que pueda tomar con sus manos, sobre todo en el caso de las meriendas. Así, aprenderá a comer según su apetito y dejará el alimento si ya no quiere más o está satisfecho.

No es obligatorio que el pequeño se coma todo lo que le colocaste en el plato. Ahora, si se niega a comer cualquier cosa que le des, prueba con preparar los alimentos de otra forma o verifica que el niño se sienta bien.

El consumo de agua en esta edad está alrededor de los 1300 ml, tomando en cuenta que los líquidos también provienen de las sopas o cremas y las frutas. Para que el niño se acostumbre a los horarios de la comida, es preferible no darle alimentos pesados entre los platos principales.

Así, es mejor darle una fruta o compota que un trozo de pan o galletas. De esta manera, el bebé también comerá con más apetito cuando le corresponda el desayuno, almuerzo o cena. Si se crean buenos hábitos alimenticios desde la primera infancia, probablemente el niño los mantendrá a medida que vaya creciendo.

Un aspecto que no debes pasar por alto es el cuidado del bebé mientras come. Recuerda que hay alimentos que apenas está conociendo y podría atragantarse. Evita darle frutos con semilla o picar los alimentos en trozos muy grandes para el bebé.

En caso de que se atragante, es probable que el niño tosa, llore o se queje. De ser así, es una señal de que las vías respiratorias aun tienen paso de aire. Lo que se debe hacer es animar al bebé a toser o darle unas palmaditas entre los omóplatos y así expulse el alimento.

Si con todo esto, el bebé sigue atragantado, habrá que proceder a realizar la maniobra de Heimlich. Esto consiste en sostener al niño de forma inclinada, para que la cabeza esté más baja que el resto del cuerpo. Hay que aplicar con el puño cerrado una ligera presión en la barriguita, por donde se ubica la boca del estómago. Así, se logrará retirar la obstrucción de las vías respiratorias al expulsar el alimento.

bebé de 14 meses

Características físicas de un bebé de 14 meses

Un bebé de 14 meses tiene mayor fuerza en los pies, tobillos y piernas, para sostenerse. Puede que aun haga falta estirar un poco las rodillas, pero esto no le impide movilizarse caminando. A medida que el niño va ganando equilibrio, logra mantenerse más estable. Así, también se muestra más seguro al dar sus pasos.

Para que el niño pueda hacer sus recorridos y exploraciones en casa con seguridad, procura bloquear o tapar los tomacorrientes, las esquinas de mesas o muebles y colocar protección en puertas y ventanas. Evita en lo posible que el niño juegue en el espacio de la cocina. También es recomendable dejarlo caminar descalzo, para que esté más cómodo y estimule sus pies con las diferentes superficies.

Prepara los espacios para que el bebé pueda empujar objetos sin peligro, lanzar sus juguetes o demás artefactos que no representen un peligro para él o para otras personas. Un bebé de 14 meses es muy curioso e inquieto, pero no sabe de riesgos y peligros. Puedes pedirle que señale partes del cuerpo como la cabeza, la panza o los ojos, como forma de entretenimiento.

Desarrollo del lenguaje en esta etapa

Este es uno de los aspectos más destacables de los niños de un año y dos meses. Cierto es que unos bebés comienzan a hablar más rápido y mejor que otros, pero, en general, todos lo hacen en esta edad. Dicen ya “mamá” y “papá”, el nombre de algunos objetos, familiares o alimentos.

No importa si aún no lo pronuncian bien, porque ya al menos los identifican. También siguen algunas instrucciones sencillas como sentarse, venir, ir o abrazar y saludar.

Al bebé de 14 meses le suele gustar la música, por lo que en muchos casos se mueven al ritmo de lo que escuchan. Es bueno que los padres le hablen a los niños con palabras completas, para que desde el inicio les vayan enseñando la pronunciación correcta. Para esto también se pueden valer de cuentos para niños.

Enseñar algunas canciones infantiles también ayuda a mejorar el desarrollo del lenguaje. De la misma manera, el niño no sólo adquiere mayor vocabulario, sino que va entrenando su audición y capacidad de atención.

Estimulación y cuidados generales de un bebé de 14 meses

Como se ha mencionado anteriormente, el bebé de 14 meses tiene mucha energía y vitalidad, por lo que puede resultar agotador estar tras él todo el día. Por esta misma razón, la higiene debe ser un hábito. Si se pueden realizar las actividades de aseo personal con un horario, será más fácil para que el chico se acostumbre.

El corte de uñas debe hacerse con regularidad, así como la limpieza de oídos y el cepillado diario tras cada comida. Si el bebé aun no tiene muchos dientes, se puede utilizar un cepillo dental para niños, cuyas cerdas son mucho más blandas que los convencionales. También es necesario limpiar bien los genitales, con los cuidados necesarios en caso de que sea un varón o una hembra.

Para mantener entretenido al niño y al mismo tiempo estimular su creatividad, se le pueden dejar objetos para jugar. Por ejemplo, dejarle cajitas vacías, o llenas de juguetes, que pueda abrir y cerrar. Aprender a reconocer su reflejo en el espejo o en una fotografía también son retos para un bebé de esta edad.

bebé de 14 meses

¿Pueden tener alguna preocupación los niños a esta edad?

Tal vez esta pregunta parezca sin sentido para muchas personas, pero la ansiedad también puede afectar a los bebés. Obviamente sería por razones intrínsecas de su mundo, pero igualmente les puede causar malestar.

Un niño que tenga un año y dos meses puede sentirse ansioso o preocupado si los padres deciden llevarlo a su propio cuarto. Esta inquietud se puede ver más acentuada si el bebé no compartirá habitación con otro hermanito o pariente.

Los síntomas de ansiedad más comunes en un bebé de 14 meses pueden ser:

  • Nervios.
  • Irritabilidad.
  • Problemas de sueño.
  • Llanto frecuente y sin razón física aparente.
  • Inquietud.
  • Temblores.
  • Comportamientos para llamar la atención.

También pueden experimentar ansiedad si se ausenta algún miembro de la familia, ya sea por períodos cortos de tiempo, como cuando los padres van a trabajar. También sucede si hay separación de los padres o si falta algún otro integrante del grupo familiar.

¿Qué hacer en estos casos?

Si sospechas que tu pequeño puede estar teniendo ataques de ansiedad, puedes hacer las siguientes cosas para tratar de calmarlo:

Procura no dejar al bebé con personas desconocidas: Si ves que no puedes cuidarlo en un momento determinado o que pronto deberás volver al trabajo, trata de hacer una transición los días previos a tu ausencia. De esta manera, el niño podrá compartir con su cuidador y contigo en el mismo espacio hasta que ya sólo se quede con la otra persona.

Permite que tu niño te vea constantemente: si no tienes por qué alejarte demasiado del bebé, puedes colocarlo en el corral o en una sillita, mientras cocinas o haces otras cosas para que te vea.

Cuando salgas de casa sin tu bebé, despídete: por más pequeño que sea, él entenderá que no estás huyendo de él, aunque llore. Dile que regresarás pronto y cuando vuelvas salúdalo cariñosamente.

bebé de 14 meses

Prueba jugar al escondite: con este simple juego, podrás enseñarle a tu bebé que aunque no te vea por cierto tiempo, igual estarás de regreso con él. Así aprenderá a esperar con más calma y se acostumbrará a no verte todo el tiempo.

Anota los momentos de ansiedad: si llevas un control de las situaciones o momentos en los que da signos de ansiedad, sabrás qué es lo que ocasiona estas incomodidades. Incluso podrías anticiparte a ellas y comenzar a calmar al bebé desde antes.

Encuentra la mejor forma de calmar a tu bebé: a través de la observación y la práctica sabrás qué resulta más efectivo para que tu bebé se tranquilice cuando esté ansioso. Prueba con cantarle canciones, hacer juegos, contarle cuentos o lo que resulte mejor para ti y tu pequeño.

Para concluir, te recordamos que así como dicen nuestros padres o abuelos, los niños crecen muy rápido. Es por esto que debes estar atenta a su desarrollo tanto como puedas. En un abrir y cerrar de ojos notarás que tu bebé ya está más grande, es mucho más independiente y quizás hasta sea más desprendido con los parientes.

Como siempre mencionamos, cada niño es diferente y no todos tienen que reaccionar de la misma forma. No obstante, mientras más presente puedas estar para él o ella, sin invadir su espacio, claro, podrás disfrutar de su infancia y desarrollo. Te dejamos una recomendación fantástica para generar más cercanía y tranquilidad con tu pequeño, en este artículo sobre los masajes para bebés.

Deja un comentario