Ejercicios de Psicomotricidad, Estimulación Temprana y Más

Hoy en día, buscamos cualquier manera de estimular todas las áreas del desarrollo de nuestros hijos. Desde motivarlos a que aprendan a leer más rápido, hasta fomentar su habilidades motoras. Por esta razón, en el artículo de hoy te traemos distintos Ejercicios de Psicomotricidad para desarrollar distintos aspectos de esta dimensión del desarrollo. Tanto su motricidad fina como su motricidad gruesa.

Psicomotricidad

Para aquellos que desconozcan el término, la psicomotricidad se refiere a la interacción y desarrollo que se da entre el sistema nervioso y los músculos del cuerpo. Dicho de una manera más sencilla, la psicomotricidad es lo que nos permite mover cualquier parte de nuestro cuerpo según nuestra voluntad.

Lo curioso del asunto, es que los niños al nacer, poseen un sistema nervioso y un sistema muscular aún en desarrollo. Por eso, es que los bebés requieren de cierto tiempo para ir aprendiendo todo tipo de habilidades motoras como correr, caminar, gatear, recortar, usar los cubiertos, etc.

Cabe destacar, que los niños tienen dificultades para realizar algunas actividades porque no poseen la suficiente coordinación mano-ojo o simplemente porque no poseen fuerza en los músculos. Por ejemplo, los bebés recién nacidos poseen muy poca masa muscular en las piernas, de modo que les resulta imposible siquiera pararse.

También hace falta hacer una distinción entre la musculatura fina y la musculatura gruesa. Donde la musculatura fina se utiliza para hacer movimientos más delicados que requieren de un mayor nivel de precisión, que usualmente implica el uso de las manos, como recortar, escribir, usar los cubiertos, entre otros. La musculatura gruesa en cambio, se refiere al uso de los músculos que nos permiten hacer actividades que requieren de un mayor nivel de fuerza, como correr, saltar, trepar, entre otros.

Otro artículo que puede ser de tu interés es: Bebé de 1 mes.

Ejercicios de Psicomotricidad Para Niños

Ya sabemos que es la psicomotricidad y cómo se clasifica, pero adicional a esto; también debemos tomar en cuenta la edad del niño. Ya que esto nos indicará el nivel de desarrollo esperado para su sistema nervioso y su sistema muscular. De esta forma, al momento de plantearnos posibles ejercicios para su estimulación, estos serán idóneos para su nivel de desarrollo. De lo contrario, estaríamos forzando al niño a realizar actividades que pueden llegar a ser muy exigentes para sus cuerpos y por tanto, perjudiciales en vez de benéficiosas.

Por ejemplo,  imagínate que agarras a un bebé de seis meses que aún no tiene suficiente masa muscular en las piernas e intentas que se pare sin apoyo en sus dos piernas. Lo único que lograrás, será maltratar su cuerpo. Lo que retrasará la adquisición de este hito en vez alcanzarlo.

A su vez, debes tomar en cuenta las diferencias individuales, es decir; cada niño es diferente y único, y aunque lleva un desarrollo similar a sus pares, puede que adquiera con mayor velocidad o retraso algunas habilidades. Por ejemplo, puede tardar un poco más o menos en caminar en comparación a otros niños de su mismo grupo etario.

Ahora te indicaremos algunos ejercicios para estimular y fomentar el desarrollo psicomotor de tu bebé, tomando en consideración su edad.

Ejercicios para Bebés de 2 a 4 Meses

Mientras más pequeño el recién nacido, mayor es el riesgo de sufrir una lesión debido a la poca masa muscular que poseen. Además, teniendo en cuenta su escasa capacidad de movimiento, puede resultar difícil fomentar ejercicios de psicomotricidad para ellos. En todo caso, puedes intentar los siguientes:

  • Para ayudarles a mantener el equilibrio, puedes colocar un rodillo en el piso o en una mesa y luego colocar al bebé boca abajo encima del rodillo con mucho cuidado. Luego, tomándolo de ambas piernas muévelo hacia adelante y hacia atrás. Puedes colocar un juguete delante de él para que intente cogerlo con las manos.
  • Puedes colocar al niño boca abajo en una pelota lo suficientemente grande con mucho cuidado (una pelota de pilates es lo más indicado). Ahora balanceamos hacia los lados para fortalecer el tronco.
  • Aprovecha los reflejos que tiene tu bebé para ayudarlo a fortalecer su cuello. Para ello, primero deberás colocarlo en una cuña boca abajo y permite que juegue con un juguete. Mientras está distraído, pasa suavemente tu mano por su espalda. Esto activara sus movimientos reflejos provocando que levante su cabeza. Utiliza el juguete para que vaya de un lado a otro y se sujete en la cuña; y le permita alzar la cabeza.

Debido a la corta edad del niño, se recomienda consultar con el médico cada uno de estos ejercicios antes de ponerlo en práctica con el bebé.

Ejercicios para Bebés de 3 Meses

Con tres meses de vida, el bebé puede realizar entre los ejercicios de psicomotricidad, de rodado, para ello solo debes colocar al niño boca arriba y levantar uno de sus brazos. Ahora, y con mucho cuidado; coloca un juguete a uno de los lados del niño, y ayuda a que se meza de un lado a otro utilizando el brazo extendido. La idea, es que luego de un rato practicando, el bebé sea capaz de hacer este ejercicios por sus propios medios.

Ejercicios para Bebés de 4 Meses

Como ejercicio de psicomotricidad; Puedes fortalecer su espalda utilizando este sencillo ejercicio, primero coloca al bebé sujetándolo en una cuña boca arriba y le ayudamos a sentarse, permitiendo que el niño haga fuerza para subir. Hay que asegurarse que sujete bien la cabeza cuando se levante. Cuando sea capaz de hacerlo sin mucho esfuerzo, retiramos la cuña y lo posicionamos en una superficie plana.

Si queremos que además, agarre fuerza en las manos, podemos darle un aro que sujetará con las manos mientras nosotros lo alzamos intentando alzarlo (agarrando sus manos).

También puedes estimular el movimiento para sentarse, si lo agarras de los brazos cuando está acostado y lo ayudas a sentarse con mucho cuidado.

Ejercicios para Bebés de 6 Meses

Este ejercicio de psicomotricidad. Consiste en colocar un juguete cerca y a la vista del bebé, mientras está boca abajo. Luego y con mucho cuidado, se le da un pequeño empujón en las nalgas para motivarlo a gatear o arrastrarse hasta coger el juguete.

Ejercicios para Bebés de 7 Meses

A esta edad es importante comenzar a estimular el gateo, para hacerlo; ambos padres puede ayudar al niño colocándolo en posición de gateo. Luego uno de los dos adultos ayuda a realizar los movimientos con los brazos mientras el otro lo hace con los pies, para simular el movimiento de gateo.

Cuando el niño comienza a iniciarse en el gateo de manera formal, se puede jugar al túnel con él. Para ello, puedes colocar mesas o sabanas de esta forma y jugar con él gateando. De esta manera no solo lo ayudas con su estimulación, sino que pasas un rato ameno con el niño.

Ejercicios para Bebés con 9 Meses o Más

Una manera de estimular su caminar, es agarrando una sábana y pasándola por su pecho. Por extraño que parezca, este ejercicio fomenta su caminar. Por otro lado, puedes colocar varias sillas en secuencia para que el niño las utilice como apoyo y ayudarlo para que comience a caminar.

Ejercicios para pequeños 1 y 2 Años

Cuando el niño cumple su primer año de vida, implica que está próximo a dar sus primeros pasos si es que aun no los ha dado. Esto implica que sus piernas son lo suficientemente fuertes para sostenerlo mientras se encuentre erguido. De esta forma, los ejercicios de psicomotricidad a partir de este momento van orientados no solo a obtener mayor fortaleza física, sino también a mejorar su coordinación y experiencia.

Cuando el niño comience a caminar por sus propios medios, puedes idear caminos con obstáculos o circuitos; donde deba esquivar juguetes, rodear muebles y pasar por almohadas. Esto estimulará su caminar y le brindará más experiencia sobre su cuerpo y sus capacidades.

Una estrategia muy útil y divertida para fortalecer los músculos del niños, es utilizar la música y el baile. Pon música y ponte a bailar con él, motiva a que lo haga por su cuenta. El baile le ayudará a obtener mayor tono muscular en las piernas y los brazos. Además, va a contribuir con su coordinación en general.

Utiliza la música para que tenga que levantar los brazos, moverse de un lado a otro, girar, etc. Si el niño aún es muy pequeño para realizar todos los movimientos por su cuenta, agarra sus manos para guiarlo en los movimientos que debe realizar.

EJERCICIOS DE PSICOMOTRICIDAD

No solo nos interesa estimular los músculos de sus manos, brazos y piernas; también deseamos promover el desarrollo de los músculos de su cara. Una manera de hacer esto, es por medio de la leer cuentos, donde los niños deban sentir empatía con la historia de los personajes, y realizar movimientos faciales según los sentimientos que sean evocados por la trama.

Desde una perspectiva neurofisiológica, los músculos que se utilizan al evocar cada sentimiento es diferente. De manera que no solo la risa puede ser productiva, sino también la tristeza, el miedo, el asombro, etc.

Un juego bastante divertido para los niños pequeños es el “Matamoscas”: lo único que se necesita es una hoja de papel, una tijera, un lápiz y un matamoscas. Ahora debemos dibujar distintas moscas en el papel para luego recortar las figuras. Para jugar, solo debemos darle el matamoscas al niño e indicar que debe golpear a las moscas con el matamoscas cuando las vea en la mesa o el piso (donde estén jugando).

Ahora el padre va dejando caer las moscas de papel en la mesa mientras el niño las golpea con el matamoscas. Un ejercicio excelente para la estimulación muscular de los brazos.

Para mejorar su musculatura fina, puedes jugar formando filas y torres con los cubos. Solo debes darle cubos de diferentes colores e invitarlo a que construya torres y filas. Puedes jugar con él y enseñarle a través del ejemplo como lo debe hacer. También puedes motivarlo a que realices torres por color para educarlo de igual forma en los diferentes colores.

EJERCICIOS DE PSICOMOTRICIDAD

Jugar con una Pelota

Una pelota es una herramienta de ejercicios de psicomotricidad. Ya que puedes invitar al niño a que la lance, la atrape, la patee, la busque, etc. De modo que sirve para estimular gran parte de la musculatura gruesa del bebé.

Usar Juguetes con Cuerdas

Uno de los ejercicios de psicomotricidad que ayudan al niño a controlar y regular su propia fuerza, son los juegos donde hay cuerdas de por medio. Ya que debe mediar por sí mismo la fuerza que debe emplear al utilizar la cuerda para distintas cosas.

Juegos de Encaje o Encastre

Los juegos de encastre o encaje, representan a todos los juguetes donde el bebé debe colocar piezas en un tablero, unir unas con otras, etc. En la actualidad existe una gran variedad de juegos de este tipo, siendo los legos uno de los juguetes más representativos de este tipo. Aunque claro, los legos están diseñados para niños con mayor edad, los juguetes para niños de uno o dos años suelen tener piezas grandes que sean imposibles de ser tragadas por el bebé.

EJERCICIOS DE PSICOMOTRICIDAD

Ejercicios para infantes de 2 y 3 años

A esta edad los niños ya son capaces de correr, saltar y caminar. De manera que es aconsejable permitir que se inicien en los deportes. La natación es uno de los mejores deportes para estimular su musculatura gruesa. Además de ser un actividad que se puede realizar como padre e hijo.

Además de los deportes, puedes utilizar juegos que requieran de un mayor nivel de destreza para estimular no solo su fuerza, sino también su intensidad, coordinación entre otras habilidades. Por ejemplo, puedes jugar a las bolas de boliche (Bowling). Puedes utilizar un pasillo de unos 3 a 5 metros de largo para que sea la pista y utilizar desde muñecos hasta tacos de madera como pines para ser derribados.

Otra estupenda idea, es realizar circuitos en el suelo que el bebé deba seguir. Por ejemplo, puedes hacer un camino con una línea de colores que atraviese toda la habitación, y luego se le indica al niño que debe caminar pisando siempre la línea. Esto ayuda a estimular su equilibrio.

También puedes utilizar canastos de diferentes colores e intentar que el bebé enceste pelotas de diferentes colores en cada una de ellas. Lo bueno de este juego, es que su dificultad puede aumentar según las características del niño (colocando los canastos cada vez más lejos o en sitios que requieran de un lanzamiento más difícil). Además, puedes utilizar los colores como un medio para que se familiarice con ellos.

Otro tema que te puede gustar es: Desarrollo de un Bebé.

EJERCICIOS DE PSICOMOTRICIDAD

El juego de “Simón Dice”. Este juego implica decirle al niño que debe hacer todo lo que “Simón diga”, una vez que entiende las reglas, puedes pedirle que haga posiciones que requieran de una mayor coordinación manos-ojo-pie. Por ejemplo, que se pare en un solo pie, que se toque con una mano la nariz y alce la otra, que salte con sus dos piernas, etc.

No podríamos terminar esta lista, sin mencionar el dibujo. Ya que a partir de esta edad, es uno de los ejercicios de psicomotricidad fina que más estimulan su aprendizaje, creatividad e imaginación. Te recomendamos tener a la mano siempre hojas y crayones para que el niño pueda pintar siempre que lo desee. Aunque si el niño es muy pequeño, ten cuidado de que los crayones no sean muy pequeños, para evitar el riesgo de que los ingiera.

Ejercicios para pequeños 4 y 5 Años

Para ejercicios de psicomotricidad, lo ideal es que realicen alguna actividad que requiera del uso de su musculatura gruesa o fina. Estamos hablando de deportes, danza, pintura, etc. De igual forma, Involúcrate en actividades manuales con ellos: realiza junto con el niño juguetes con materiales reciclables, crea figuras con plastilina, etc.

Deja un comentario