Tos de perro en niños, causas, consejos y sugerencias

¿Tu hijo tiene una tos incontrolable, de sonido ronco y dificultad para respirar? Seguramente, es un caso de laringotraqueobronquitis o, mejor conocido, como tos de perro en niños. En este artículo, encontrarás todo respecto a sus causas, síntomas y mucho más para que sepas como responder ante esta común afección de los más pequeños.

Tos de perro en niños

¿Qué es la tos de perro en niños?

La tos de perro en niños, a menudo conocida como crup, es una enfermedad de las vías altas del sistema respiratorio que afecta sobre todo a niños pequeños o recién nacidos. “La tos perruna” y la dificultad para respirar son síntomas típicos en los infantes que padecen este trastorno.

Los niños con crup tienen una infección que induce una laringotraqueobronquitis grave, lo cual provoca una inflamación de sus vías respiratoria. Por este motivo, presentan un síntoma característico de tos seca o “de ladrido” (a menudo comparada con el sonido de una foca ladrando). Además, un acento ronco y un sonido agudo y rasposo al respirar.

Sin embargo, la mayoría de los niños con crup pueden recuperarse en una o dos semanas. Esta afección es inicialmente leve, pero puede convertirse en grave si la inflamación aumenta y el bebé, además de toser y roncar, empieza a producir un sonido similar a un silbido al respirar.

Por otro lado, si el bebé sigue respirando con molestias y de forma acelerada, esto representa un signo de falta de oxígeno y por tanto un síntoma que sugiere la necesidad de acudir al médico inmediatamente.

Tos de perro en niños

Diagnóstico

Los niños con crup suelen identificarse a partir de una revisión clínica. De esta manera, el médico puede escuchar la ventilación del niño con un estetoscopio para detectar sibilancias y posible disminución de la respiración.

Igualmente, la inspección visual de la garganta puede mostrar un enrojecimiento de las vías respiratorias superiores y/o de la epiglotis. Ésta es una lámina de tejido en la garganta que impide que los alimentos y los líquidos accedan a la tráquea y los pulmones.

También podrían ser necesarias las radiografías de tórax para detectar y eliminar mejor otros posibles desencadenantes de los síntomas relacionados, como la aspiración de cuerpos extraños.

Las radiografías de los pacientes pediátricos afectados por el crup, evidencian una alteración o estrechamiento de las vías respiratorias por debajo de las cuerdas vocales.

Tos de perro en niños

Causas de la tos de perro en niños

La tos de perro en niños es una enfermedad que induce la inflamación de la laringe y la tráquea. Esto a su vez, provoca que se cierren las vías respiratorias por debajo de las cuerdas vocales, haciendo que la respiración sea ruidosa y dolorosa. En la mayoría de los casos está provocada por una infección de tipo viral.

Otra de las causas desencadenantes del crup es la temporada, ya que puede ocurrir en cualquier momento del año, pero es más frecuente en los meses de otoño e invierno.

También es probable que se presente en niños entre los 3 meses y los 5 años de edad, puesto que a medida que el niño crece, es menos frecuente, ya que la tráquea es más ancha.

De igual forma, una infección llamada parainfluenza desencadena el crup en tres cuartas partes de los niños que lo padecen.

Algunos virus, como el sincitial respiratorio y el del sarampión, pueden desencadenar el crup. Ocasionalmente, estudios han demostrado que la tos de perro en niños puede ser generada en el organismo por bacterias.

Hay tipos de virus que causan afecciones respiratorias, junto a otros síntomas que pueden parecer alergias cutáneas, si quieres obtener más información relevante sobre enfermedades de la piel en niños, puedes leer nuestro artículo.

Síntomas frecuentes

Al principio, el niño puede presentar signos de catarro, como congestión nasal y fiebre.

Luego, las vías respiratorias altas (laringe y tráquea) se irritan e inflaman por causa del virus. Por ende, el niño puede experimentar ronquera y tos seca y le resultará más difícil respirar.

Dentro de los síntomas, también es característico que los niños emitan un ruido agudo al respirar, conocido como estridor, y presenten retracciones intercostales (cuando la piel entre las costillas se colapsa al respirar).

En situaciones extremas, el bebé puede parecer pálido y tener un tono azulado alrededor de la boca debido a la falta de oxígeno.

De forma general, todos los síntomas del crup suelen ser peores por la noche y cuando el bebé gime, llora o se enfada.

¿Cuándo es prudente llamar al doctor?

Cuando un padre observa que los síntomas del crup no mejoran en un lapso de 5 a 6 días, debe ponerse en contacto con un pediatra o incluso con un servicio de urgencias.

Sobre todo, si los signos de la enfermedad se agravan manifestando: problemas respiratorios elevados o prolongados, debilidad, coloración azulada de la piel y deshidratación.

Si se detectan algunos de estos signos más alarmantes, se debe recurrir rápidamente a los recursos de atención de emergencia.

Esto se debe a que los bebés pueden tener un umbral muy bajo relacionado con la saturación de oxígeno, por ende son altamente susceptibles a las complicaciones respiratorias.

Formas de tratar la tos de perro en niños

El crup suele recuperarse sin asistencia, y por este motivo, la mayoría de los pacientes pueden ser tratados en casa. En este sentido, las terapias caseras se basan en mejorar la ventilación mediante la aplicación de aire húmedo o frío en la habitación.

Para ello, se puede dejar correr gua caliente en la bañera, cerrar la puerta del baño y las cortinas y llevar al niño a este ambiente húmedo durante 10 minutos.

También, otra buena forma de tratar la tos de perro en niños, es utilizar un vaporizador de aire fresco en la habitación por la noche, esto ayudará a mejorar la respiración.

Dentro de la terapia farmacológica, se puede utilizar paracetamol o ibuprofeno para aliviar la fiebre y hacer que el niño se sienta relajado, especialmente en las noches. Igualmente, los esteroides suelen utilizarse para minimizar la irritación de las vías respiratorias superiores en los niños con crup que no responden a las terapias conservadoras.

En raras ocasiones, los niños menores con crup deben ser remitidos al hospital, donde los médicos pueden combatir la congestión de las vías respiratorias con productos esteroides, junto a terapias de inhalación con oxígeno.

Formas de prevención

El crup, como virus que ocasiona la tos de perro en niños, se propaga a través de las pequeñas gotitas que se liberan en el aire y que cualquier persona contaminada expulsa al toser o estornudar.

Por tal motivo, puede incluso transmitirse al entrar en contacto con una superficie contaminada.

Es posible reducir la posibilidad de que los niños contraigan crup si entre otros hábitos, se profundiza en un lavado de manos regular, y prestar atención en los bebés de cualquier objeto que puedan llevarse a la boca.

Si quieres conocer más sobre hábitos de vida saludable para niños, te invitamos a visitar nuestro artículo.

Si este artículo te ha parecido interesante, te podría gustar leer sobre síntomas de anemia en niños.

Deja un comentario