Panza de embarazada o gorda, forma de la barriga y más

Si eres de las que se cuestiona si tiene panza de embarazada o gorda, este artículo es para ti. Este pensamiento es bastante normal en las mujeres que esperan su primer hijo. Aquí te aclaramos todo lo que necesitas saber al respecto.

panza de embarazada o gorda

¿Tienes panza de embarazada o gorda?

Es muy común, sobre todo cuando se trata de una madre primeriza, que sienta que se ve gorda cuando está empezando a notarse la panza del embarazo y quiera descubrir ¿como saber si es panza de embarazo o gordura?.

Esto también puede causar algunos trastornos en la autoestima de la gestante, al creer que dejará de ser atractiva por su nueva condición. Aquí te dejamos más información sobre la embarazada primeriza.

Si ese es tu caso, lo mejor que puedes hacer es aceptar que tu cuerpo necesita cambiar para darle espacio al nuevo ser que se está creando. Luego, podrás volver a tu figura antes del embarazo, siempre y cuando sigas los cuidados adecuados. Recuerda que la alimentación y el ejercicio juegan papeles muy importantes en este sentido, en el pre y post parto.

No te sientas mal entonces, si ves que la gente te mira y se pregunta si tienes panza de embarazada o gorda. Hay quienes no dicen nada por temor a cometer una imprudencia, pero siempre habrá alguien con menos cuidado y te preguntará si has subido de peso o, directamente, si estás esperando un bebé.

Mitos sobre la forma de la barriga en el embarazo

Debes aprender como diferenciar panza de embarazo y una de gordura. De seguro has escuchado más de una vez que si la barriga de una mujer embarazada tiene forma puntiaguda, es porque tendrá un varón. Por el contrario, si es más redondeada, lo que viene es una niña. Estos comentarios vienen de nuestras abuelas y forman parte de las creencias más populares, incluso hoy en día.

Puede que en muchos casos haya sido cierto. Sin embargo, no hay evidencia científica para asegurar el sexo del bebé sólo por la forma de la barriga de la madre. Al respecto, los médicos y demás investigadores señalan que cada gestación es única y cada mujer embarazada tiene sus propias características.

En el mismo orden de ideas, el que veas una barriga muy grande no significa necesariamente que el bebé sea de mucho peso o talla grande. En todo caso, podría significar que hay más de un bebé en gestación. Como sea, esto debe identificarlo el médico a través de las ecografías correspondientes, para poder corroborar qué es lo que hay detrás de esa panza.

panza de embarazada o gorda

Factores que definen la panza de embarazada o gorda

Los factores que permiten determinar las características de una panza de embarazada o gorda son variados. Inicialmente, hay que hacer las pruebas de embarazo que permitan confirmar un embarazo o simple gordura. Si, efectivamente, la mujer está embarazada, se procede a tomar en cuenta los siguientes indicadores:

El tiempo de gestación: El número de semanas de embarazo hace que la barriga sea más o menos grande. A medida que pasa el tiempo, es lógico que el bebé irá creciendo y necesitará más espacio, provocando que la madre tenga una panza más voluminosa. No obstante, dos mujeres que tengan la misma edad gestacional pueden tener barrigas de diferentes tamaños.

El líquido amniótico: parte del tamaño de la panza de la embarazada es por el volumen que ocupa el líquido amniótico. Durante los primeros meses de embarazo, la formación de esta sustancia y de la placenta, puede hacer que la mujer retenga un poco de líquido y se sienta abultada.

Hacia el tercer trimestre de la gestación el feto se encuentra nadando en aproximadamente 1 litro de líquido amniótico, lo cual también influye en las dimensiones de la barriga.

La pared abdominal: las mujeres cuyos músculos abdominales están más firmes y tonificados, tienden a desarrollar una panza más pequeña. Esto sucede porque la pared del abdomen sostiene al feto. Cuando se trata de mujeres con un abdomen más distendido, o que ya ha tenido varios partos, la barriga tenderá a crecer más.

La constitución física de la madre: si tu cadera es estrecha, el bebé no tendrá tanto espacio para estar en el útero, por lo que la panza será más puntiaguda y sobresaliente hacia adelante. En el caso contrario, de tener caderas más anchas, probablemente tengas una barriga menos prominente.

El peso antes del embarazo: las mujeres obesas que quedan embarazadas, tienden a disimular la panza de gestación con la masa corporal que ya tienen. Esto también puede determinar la forma de la barriga, haciendo que se vea más ancha o puntiaguda.

El número de fetos: si se trata de un feto único, la panza será más pequeña que si hay un embarazo múltiple.

Postura de la embarazada: Hay mujeres cuya curvatura de la columna vertebral es bastante pronunciada en la región lumbar. Cuando esto sucede, por lo general la barriga se ve más hacia adelante. También se causa este efecto visual cuando la madre camina o tiene una postura en la que los hombros están hacia atrás.

Cantidad de embarazos: Después del primer parto, los embarazos siguientes harán que la barriga sea más notoria. Si a esto se le suma la flaccidez de las paredes abdominales, el volumen de la panza de la embarazada será más hacia abajo y hacia el frente.

Posición fetal: la forma de la barriga puede cambiar dependiendo de la postura del bebé. Así es como tenemos que, si el feto está hacia la parte posterior del útero, la panza no será tan abultada. Pero si está “de pie”, se verá más alargada, en forma vertical. Cuando el bebé se coloca en posición transversal, la panza tiende a verse más ancha, y cuando está boca abajo, vemos una barriga más puntiaguda.

panza de embarazada o gorda

Tamaño fetal: al igual que la posición en la que se encuentra el feto, su tamaño también tiene relación con el volumen de la barriga de la madre. Esto no siempre es así, porque, como se ha mencionado antes, son varios los factores que pueden influir.

La forma del ombligo de la madre: esta es una característica que permite diferenciar una panza de embarazada o gorda. Cuando las mujeres están gestando, el ombligo suele cambiar. Algunos se pueden achatar, mientras que otros sobresalen. Esta forma también puede variar durante el tiempo de la gestación. Te puede interesar conocer los síntomas de embarazo de niña.

Los movimientos del feto: cuando ya el bebé se encuentra más grande y se mueve dentro del útero, es posible observar que la barriga de la madre puede tomar diferentes formas. Esto es algo momentáneo, porque en lo que el bebé cambia de postura, también lo hace la panza de su madre.

Consejos para elevar el amor por tu cuerpo durante el embarazo

Como ya se mencionó, muchas mujeres creen que se ven con panza de embarazada o gorda, cuando no terminan de desarrollar su embarazo. Si antes de quedar embarazada tenías una silueta sexy y curvilínea, es normal que temas no poder recuperarla después del parto. También puede suceder que, si tu contextura es más gordita, pienses que el embarazo sólo lo empeorará.

Esto no tiene por qué ser así. Más allá de los factores propios de cada mujer, como el metabolismo, la presencia de algún problema hormonal o, simplemente el estilo de vida, se deben seguir algunas recomendaciones. Lo principal es respetar la dieta saludable durante el pre y post parto. Mantenerte hidratada y cumplir horarios en las comidas.

Por otro lado, es muy importante que te encargues del cuidado personal y sepas  la diferencia entre panza de embarazo y gordura. No importa si no sales mucho de casa o siempre ves a las mismas personas. Muchas mujeres tienen una gestación sin mayor cambio corporal. Otras, en cambio, sufren de aparición de estrías, manchas en la piel, granitos, además del aumento de peso.

Por ello es importante que tengas todas las precauciones para cuidar tu peso, tu piel y que además, te arregles para ti misma.

Aprovecha que con las vitaminas y minerales que debes consumir en esta etapa, tu piel y cabello pueden lucir más saludables. Puedes ayudarte también con un lindo peinado o cuidando el aspecto de tus manos y pies, con pedicura e hidratación.

Tampoco dejes de usar prendas de vestir que se adapten a tu nueva condición. Que realcen tus atributos más bonitos y con la que te sientas cómoda. Ama y respeta tu cuerpo como lo que es ahora: un hogar para el nuevo ser viviente que llegará a tu vida.

panza de embarazada o gorda

¿Piropos para la panza de embarazada o gorda?

¡Claro que sí! Todos sabemos que hay muchos hombres a los que les encantan las mujeres curvilíneas y rellenitas. No importa si en realidad estás en gestación o si simplemente eres de talla grande. Valora y cuida tu cuerpo y sácale provecho a lo que más te favorece y aprende bien cual es la diferencia entre panza de embarazo y panza de gordura, para que lo manejes a tu favor.

Si estás embarazada, igualmente recibirás piropos o comentarios ingeniosos que alaben alguno de tus rasgos físicos. Mientras todo suceda en términos de respeto y decencia, disfrútalos. Muchas veces estás en uno de esos días en los que quieres llorar por todo y por nada, y un halago puede hacerte sonreír.

Si estás con tu pareja, trata de mantener una vida sexual activa durante el embarazo, para que se mantenga viva la llama entre ambos y no dejes de sentirte deseada. Los cumplidos que tu pareja te haga siempre serán los más bienvenidos en esta etapa. No dejes que la confianza o la costumbre le resten importancia a los halagos entre ustedes.

Para concluir, disfruta tu embarazo y mantente informada de todos los cambios que experimentarás. También puedes revisar este calendario lunar para saber si es niño o niña.

Deja un comentario