Cuento EL Niño y los Clavos, un Relato Muy Interesante

En el artículo de hoy, te hablaremos sobre el cuento para niños de “El Niño y Los Clavos“. Ideal para abordar y reflexionar con tu hijo el tema del temperamento y el mal genio. Le enseñara como debe actuar ante situaciones en las que generalmente hace rabietas y te permitirá compartir tiempo de calidad con él.

Cuentos Para Niños: El Niño y los Clavos

Erase una vez, un niño que tenía muy, pero muy mal carácter. Un día, su papá le da una bolsa con muchos clavos y le dice que cada vez que pierda la calma y se altere, él deberá ir a la parte de atrás de su casa y clavar un clavo en la cerca.

El niño accede y cada vez que tiene una rabieta durante el día siguiente, va y clava un clavo en la cerca como su padre le indico. Al final del día, el niño había clavado 37 clavos en la cerca. En el segundo día, consigue clavar menos clavos, y así va disminuyendo la cantidad de clavos que clava por día.

Con el pasar del tiempo, el niño fue descubriendo que era más sencillo controlar su mal genio y su mal carácter en vez de tener que clavar los clavos en la cerca. Puedes visitar también: La liebre y la tortuga.

Así transcurrieron los días, hasta que llego un día en que el niño logro evitar perder la calma. Cuando se percato de esto, fue con su padre para comunicarle que ese día no había tenido que clavar ni un clavo en la cerca. Pues, por fin había logrado mantener el control de su temperamento.

Su padre, satisfecho y muy contento al escuchar esta noticia, le dice a su hijo que a partir de ahora; por cada día que fuera capaz de controlar su carácter, podía quitar un clavo de la cerca.

El niño accede de nuevo y poco a poco, comienza a retirar los clavos de la cerca gracias a que fue capaz de ir controlando su mal genio. Cuando termina de retirar el último clavo de la cerca, se dirige con su padre para indicarle que por fin lo había conseguido.

En ese momento su padre toma de la mano a su hijo y lo lleva a donde se encuentra la cerca, para decir:

– Observa hijo mío, haz trabajado muy duro para clavar y luego quitar los clavos de la cerca. Pero fíjate en todos los agujeros que han quedado en la cerca, Ya nunca será la misma que era antes.

– Con esto lo que te quiero decir, es que cuando dices y haces cosas con mal carácter, enfadado o con mal genio; dejas un huella, una cicatriz como los agujeros que hay en la cerca. Que sin importar que pidas disculpas o perdón, la herida siempre seguirá ahí. Además, las heridas físicas son iguales a las heridas verbales.

– Debes entender que los amigos, así como los padres y toda tu familia, son tesoros que debes valorar. Ya que ellos siempre están ahí para ti, te hacen sonreír y te ayudan a ser mejor persona. Te escuchan cuando necesitas hablar y te comparten una palabra de aliento. Su corazón siempre esta abierto para recibirte.

Lo que dijo su padre más la experiencia que vivió con los clavos y la cerca, le ayudaron a pensar sobre las consecuencias de sus actos, sobre cómo puede herir a las personas que quiere con su mal genio. Y Colorín colorado, este cuento se ha terminado. Fin.

Te puede interesar leer: Cuentos Cortos de Navidad.

EL NIÑO Y LOS CLAVOS

¿Cómo Saber si tu Hijo Entendió la Moraleja?

Una vez que hayas finalizado el cuento El Niño y Los Clavos, es recomendable que dialogues con tu hijo sobre la moraleja del cuento. Una manera de saber si entendió el significado, es pidiéndole que te responda estas preguntas:

  1. ¿Cuál era el problema del niño del cuento?
  2. ¿Qué fue lo que le dijo que hiciera su padre cada vez que perdiera el control o hiciera algo enfadado?
  3. Cuando logro controlar su enfado, ¿qué fue lo que le pidió hacer su padre después?
  4. ¿Que le paso a la cerca al finalizar el cuento?
  5. ¿En qué se parecen los agujeros de la cerca y las heridas que produce el niño del cuento cuando se enfada?

Al momento de hacer estas preguntas, evita hacerlas de forma interrogativa. Ya que hay que evitar que el niño se sienta evaluado o juzgado, pues esto generaría presión y estrés en él, interfiriendo con el aprendizaje de la moraleja.

Por el contrario, inicia un diálogo sobre el cuento preguntando si le agradó, ¿qué fue lo que más le gustó? ¿qué le pareció curioso y por qué?

EL NIÑO Y LOS CLAVOS

Beneficios de Este Tipo De Lecturas

Desde un punto de vista cognitivo, efectuar lecturas como el cuento de El Niño y Los Clavos ayuda a mejorar la compresión lectora de tu hijo y fomenta su capacidad reflexiva y de análisis. A su vez, ayuda a desarrollar su vocabulario y lo incentiva a aprender a leer.

Por otro lado, estos cuentos son una buena estrategia para abordar diversos temas que puedan ser complejos para el entendimiento del niño. En este caso en particular del cuento del niño y los clavos, abordar el tema de las consecuencias que deja el actuar con mal genio y tener un mal carácter. Pero puedes utilizar esta estrategia para hablar con tu hijo sobre temas como: de donde vienen los bebés, el respeto, etc.

Leer cuentos, es una manera sana de pasar tiempo con tu hijo y de llenarlo de amor y ternura. A los niños les encanta que le lean cuentos, así que es una forma de que se sienta amado y apreciado.

Lo ideal, es que ambos padres o todos en familia puedan escuchar este cuento y al finalizar, dialogar entre todos sobre la moraleja. También se puede aprovechar ese espacio para hablar sobre situaciones particulares en las que el niño tuvo mal genio y preguntarle si considera que en ese momento tuvo mal carácter. Pero cuidado, la idea no es señalarlo, más bien; preguntar de forma amigable para ver si el niño es capaz de percibir que ha actuado teniendo un mal carácter.

EL NIÑO Y LOS CLAVOS

Si te ha gustado la información que has encontrado en este artículo sobre el cuento de los clavos, te recomendamos leer también: Cuentos con Moraleja.

Deja un comentario