Leyenda del colibrí, una historia maya para niños y más

La cultura maya tiene un cuento muy especial: la leyenda del colibrí. Y es que con un tamaño aproximado entre 9,5 y 20 cm, y un peso que no supera los 9 gr, los colibríes son aves populares por su vuelo estático y llamativos colores. Esto las ha hecho protagonistas de diferentes historias. Sigue leyendo para que conozcas este relato.

leyenda del colibrí

El nacimiento del mensajero en la leyenda del colibrí

Transmitiendo sus conocimientos de generación en generación, los mayas más sabios relatan que los dioses crearon absolutamente todo en la Tierra. Le asignaron una tarea específica a cada creación, desde animales hasta árboles y piedras. No obstante, una vez culminado este proceso, se dieron cuenta de que a nadie se le había asignado llevar los buenos pensamientos y deseos de un sitio a otro.

Habían utilizado todo el barro y maíz como para crear a otro animal, así que tomaron una piedra de jade para tallar una flecha pequeña. Luego la soplaron y se arrojó al aire, aunque ya no como una flecha sino como un x ts’unu’um o, como lo conocemos nosotros, un colibrí.

Desde entonces, los colibríes cumplen un rol de mensajeros designado por los dioses, llevando los pensamientos, deseos y aspiraciones positivas de los humanos entre sí. Por ello, la leyenda del colibrí cuenta que si se te aparece alguno cerca es porque alguien más te envía amor y buenos deseos.

Protección divina del colibrí

Con una extrema agilidad y ligereza con las que fue dotado, el colibrí se mostró capaz de volar cerca de las flores más delicadas sin siquiera mover un solo pétalo. El colibrí exhibía además un plumaje que reflejaba todos los colores, sumamente brillantes, cuando era acariciado por el sol.

Esta belleza del colibrí atrajo, negativamente, la atención de ciertos hombres. Estas personas, en primera instancia, intentaron atrapar algunos ejemplares para adornarse con sus plumas y partes de sus cuerpos.

Al notar estas intenciones, los dioses, enojados, dictaminaron: “Si alguien se atreve a atrapar algún colibrí, su castigo será terrible”. Esta advertencia hizo que los humanos recapacitaran. Razón por la cual nadie ha visto a ningún colibrí enjaulado o bajo posesión de nadie. Si te gustan los cuentos interesantes, revisa estos cuentos cortos de los hermanos Grimm.

Misticismo del colibrí

Hay muchas personas que conocen la leyenda del colibrí. Saben que los colibríes, por mandamiento de los dioses de los mayas, se encargan de llevar los buenos pensamientos y los buenos deseos entre los seres humanos. Lo que no todo el mundo conoce, es que no necesariamente deben estar vivos, puesto que también llevan estos “mensajes” del plano de los muertos al plano de los vivos.

De esta manera, los colibríes también fungen como nexo entre esta vida y el más allá. Así, conectan a quienes se encuentran en este eslabón existencial con sus seres queridos que lo trascendieron. Esto es posible, según la leyenda del colibrí y su cultura, debido a su inmortalidad y capacidad única de salir y entrar del Mictlán, o inframundo para nosotros, sin perecer.

leyenda del colibrí

La leyenda del colibrí para los aztecas

Por su parte, los aztecas, también denominados “mexicas”, consideraban a los colibríes como valientes y visionarios guerreros. Esto es porque, a pesar de su tamaño, cuentan con una agilidad y velocidad sin igual. Los colibríes aparte de saber constantemente el rumbo que deben seguir para encontrar lo que escudriñan, lo hacen rápidamente, con total certeza y precisión.

Por ello, no es de extrañar que el colibrí se haya convertido en el símbolo de su principal dios: Huitzilopochtli, «Colibrí zurdo del sur». Este dios poseía el poder del sol y la guerra. Cuentan que esta deidad guió a los venidos de Aztlán, o la mítica tierra natal de los mexicas, hacia el lugar donde terminarían fundiendo Tenochtitlán, la capital del Imperio Azteca/Mexica.

En los antiguos libros mexicanos, llamados códices, el gran Huitzilopochtli es exhibido con una armadura de oro brillante y un penacho. Allí, se puede ver que lleva colgando un colibrí dentro de una flor con forma acampanada, que representa vida y alimento. Otra linda historia de amor que te puede gustar es el clásico cuento de la bella y la bestia.

El renacimiento de los “huitzilin” en la leyenda del colibrí

Dentro del náhuatl (macrolengua yuto-nahua hablada en zonas de México), “Colibrí” se dice “Huitzilin”. Esta expresión quiere decir «Siempre en movimiento como nuestro corazón». Para el pueblo mexica, la leyenda del colibrí señalaba que los guerreros caidos renacían como estas coloridas aves.

Asimismo, en el México antiguo, se decía que el dios Huitzilopochtli (asociado también al sol, como se mencionó), renacía cada mañana del vientre de Coatlicue, lo que nosotros conocemos como La Madre Tierra.

El pueblo de aquel entonces, creía que la deidad se alimentaba de sangre y corazones humanos. Esta es la razón por la que sacrificaban a los prisioneros de guerra y los ofrendaban, así como a sus guerreros muertos en batalla.

Estos guerreros y prisioneros, en su cultura, formaban parte del brillo del sol por cuatro años. Pasado este período de tiempo, terminaban encarnando permanentemente en cuerpos de colibríes.

En esta leyenda del colibrí, estos pájaros pueden volar en dirección a los seis rumbos del universo. Esto explica el por qué se le relaciona con la fuerza de voluntad, pues teniendo seis caminos diferentes, nos dirige hacia aquel que nos indique el corazón para nuestro destino.

Curiosidades del “huitzilin” o colibrí

Por ser un animal tan especial, el colibrí posee varias cualidades especiales y curiosas:

A nivel biológico

La naturaleza ha dotado al colibrí de habilidades excepcionales, como:

  • Es la única ave capaz de mantenerse estática, volando en un mismo sitio. También puede volar en cualquier dirección: arriba, abajo, laterales, adelante y atrás, a diferencia de las demás aves cuyas direcciones de vuelo son limitadas.
  • Su corazón, en reposo, late entre 500 y 700 veces por minuto; y en sus jornadas activas puede llegar a los 1.200 latidos por minuto. Tiene un aleteo puede llegar a superar las 4.000 veces por minuto.
  • Los colibríes no pueden caminar ni saltar. Utilizan sus patas únicamente para posarse en ramas, rascarse y limpiarse. Si están en su hábitat natural, suelen vivir de 3 a 5 años, aunque hay algunos que han llegado a los 10 años de edad.
  • Son unos polinizadores de gran importancia. Sin ellos, muchas especies de animales y plantas desaparecerían y disminuirían los alimentos para la humanidad.
  • Los colibríes consumen una cantidad diaria de néctar cinco veces superior a su peso corporal. Pero en las noches entran en un modo letargo. En ese momento sus funciones vitales se ralentizan o algunas se detienen, para evitar la muerte por deshidratación.

leyenda del colibrí

A nivel místico

Las personas siempre han usado la imaginación para atribuir cualidades mágicas al colibrí.

  • Según la leyenda del colibrí, estas aves son inmortales. Pueden salir y entrar al inframundo, según lo necesiten (en la cultura maya).
  • En la cultura azteca, es el símbolo del principal dios, Huitzilopochtli, quien representa la guerra y el sol.
  • Los guerreros caídos en batalla y los prisioneros que eran sacrificados a Huitzilopochtli y eran parte del brillo del sol por cuatro años hasta terminar renaciendo como colibríes por toda la eternidad.

Como ves, la cultura maya y también la azteca tienen una forma peculiar y profunda de percibir algunas cosas. En el caso de los fenómenos naturales y los animales; en este caso, el colibrí no es un simple pájaro colorido que se alimenta de flor en flor, sino un ser mágico cuya labor resalta de muchas otras y es fundamental para la existencia del mundo.

Si quieres más historias para tus pequeños, aquí te dejamos una lista cuentos de hadas.

Deja un comentario