Amabilidad, un valor necesario para los seres humanos

Los valores morales, son parte esencial de la vida de los seres humanos, porque favorecen la adecuada convivencia. Por tanto, es preciso promover en los niños acciones que estimulen su sensibilidad para que se apropien de cualidades que les permitan tratar con cortesía a quienes les circunscriben. En tal sentido, te invitamos a leer este artículo sobre la amabilidad.

Amabilidad

¿Qué significa la amabilidad?

La amabilidad, se puede definir como un valor social que poseen los seres humanos.  Es por tanto, una cualidad de las persona, cuando demuestra cortesía, es afectuoso; en otras palabras, amable.

Cuando una persona se muestra ante otra con gentileza, afable y cariñoso, puede considerarse que es un ser que transmite por sus actos amabilidad.  La amabilidad, como valor está intrínsecamente relacionada con el respeto y la cortesía. Visita el siguiente enlace solidaridad para niños

Ahora bien, considerando que la amabilidad es un valor social de vital importancia para la sana convivencia entre los seres humanos. Es de gran importancia, que los papás, los maestros y todos los adultos significativos en la vida de los niños inculquen y promueven en ellos la amabilidad como un acto que les permite tratar respetuosamente a los demás.

Hay que enseñarles a los niños que una de las formas de la amabilidad, se traduce en el respeto, la atención y la ayuda a quienes les necesite, algo así como se denomina comúnmente “ofrecer la mano amiga”.

¿Cómo los niños se apropian de este valor?

El niño al nacer entra en contacto con el contexto social que le circunscribe en un inicio sus papás y familiares. Las primeras etapas del proceso evolutivo del niño, se caracteriza por ser impulsivo y egocéntrico.

Lo anteriormente significa, que la amabilidad no es una cualidad innata, es decir, este valor se aprende en el día a día a lo largo de las diferentes actividades diarias a las cuales se enfrentan los pequeños en el hogar y la escuela.

Este hacer diario, es lo que la psicología genética denomina experiencias previas, en otras palabras, aprender haciendo, en este caso, comportándose amablemente y observando a sus papás en sus formas de comportamiento cortes y atento para con él y para con los otros.

Amabilidad

En tal sentido, le corresponde a los adultos significativos en la vida del niño, inculcarle normas de comportamiento social, pero, las mismas no se explican, sino se demuestran, algo, que se ha denominado enseñar con el ejemplo.

Cuando un niño se enfrenta a experiencias de vida en el contexto familiar y/o escolar donde observa que sus padres y maestros son cariñosos, atentos y utilizan un tono de voz adecuado para dirigirse a él, se estarán sentando las bases para que adquiera la amabilidad como valor que lo demostrará en su comportamiento.

Así pues, los niños aprenden la amabilidad como un valor inherente a sus acciones diarias, donde el comportamiento está unido a las acciones de cortesía y buen trato para con quienes tiene la oportunidad de compartir; sus compañeros, amiguitos, papás y todas las demás personas.

Amabilidad

Juego de roles en el desarrollo de este valor

La amabilidad para los niños implica cortesía, trato cordial y amable con sus compañeros. Ahora bien, una de las formas de promover este valor en los pequeños es a través del juego de roles, porque esta experiencia lúdica puede ayudarles a moldear su comportamiento.

Cuando los niños imitan a través del juego diferentes acciones y actitudes del comportamiento humano, puede ir apropiándose al valor amabilidad.

En este sentido, se pueden promover actividades lúdicas donde se les proponga a los niños imitar una escena en su hogar, donde asuma  el rol del papá o de mamá.

De esta forma, irán apropiándose del valor amabilidad y lo demostrarán en cada uno de los espacios en los cuales les corresponda desenvolverse.

Amabilidad

A este respecto, se puede indicar que el modelo más idóneo a imitar son sus padres. Por tanto, los adultos deben tener arraigada esta cualidad o valor social que les identifica como ciudadanos con gran calidad humana, sobretodo amable y cortés.

Ideas para enseñar la amabilidad en los niños

Para enseñar a los niños a comportarse con amabilidad ante cualquier circunstancia o situación durante la vida diaria, se sugieren las siguientes ideas:

Importancia de ser amable con el cuidado de tu cuerpo

La amabilidad, hay que iniciarla en nosotros mismos, lo que significa que cuando una persona es capaz de atender y cuidar su aspecto físico, de higiene y de alimentación, está siendo amable con su persona. Así que para ellos, se les debe inculcar a los niños los siguientes hábitos:

  • Higiene bucal al levantarse y después de las comidas.
  • Aseo de las manos antes de cada comida.
  • Alimentarse adecuadamente, esto depende de sus padres, pero se le debe enseñar al niño a no comer tantas chuchería porque daña su cuerpo.

Construyendo camino hacia la amabilidad

Es preciso promover diferentes situaciones que le permitan al niño establecer relaciones sociales sustentadas en la amabilidad.  Para ello, se pueden sugerir las siguientes ideas.

  • Es importante saludar a las personas conocidas, hábito que los papás pueden enseñar al niño con un saludo amable todas las mañanas al levantarse.
  • Expresando o demostrando una actitud afectiva a sus amiguitos, compañeros y demás personas conocidas. Los padres, pueden fortalecer la formación de afecto, cuando abrazan, sonríen y expresan a sus hijos cuánto lo quieren.
  • Regalando a sus afectos e incluso docentes, pero, no es el valor del regalo sino la intensión con la cual se ofrece: un beso, un abrazo o un te quiero también pueden considerarse obsequios.
  • Compartir es otra forma de amabilidad, pero ello, significa que los niños desde el hogar deben observar como sus papás son capaces de cooperar con la familia, con la escuela y con la comunidad. Así que el niño, puede aprender a colaborar.
  • No pelear, es una forma de amabilidad porque cuando el niño se distrae con sus amigos  dentro de la cortesía y amabilidad, aprenden también la convivencia.
  • Atender a la mascota si la tiene, que aparte de considerarse amabilidad, es una forma de responsabilidad.
  • Ser agradecido por todo lo que recibe del otro.
  • Colaborando con los deberes de la casa.
  • Cuando alguien necesite, debes ofrecerle tu ayuda desinteresada, eso aparte de amabilidad, eleva la calidad humana que te caracteriza.

Amabilidad en la Biblia

Existen versículos en la Biblia que se refieren a la amabilidad, entre ellos, se puede parafrasear a Efesios, 4:32, cuando refiere la importancia de que como seres humanos seamos capaces de amarnos los unos a los otros, seamos compasivos, amables y además, tengamos la suficiente humildad para perdonar como Cristo perdonó.

En síntesis, la doctrina cristiana, destaca que  la amabilidad es la primordial forma con la cual deben establecerse las relaciones humanas en todas las sociedades.

En el siguiente video se presenta un cuento para niños sobre la amabilidad

Deja un comentario