Fábulas de Esopo, historias cortas con las que creciste

En esta oportunidad, te traemos una interesante reseña sobre una de las herramientas educativas más valiosas que se pueden aplicar en casa, estamos hablando nada más y nada menos que de las Fábulas de Esopo, estas son importantes en la formación de la comprensión lectora de los niños en la edad escolar, por medio de historias cortas, el infante descubrirá la importancia de distintos valores morales como el respeto y la responsabilidad; acompáñanos.

Fábulas de esopo

¿Qué son las Fábulas de Esopo?

Este tipo de historias se trata de un grupo de fábulas narradas en prosa las cuales son atribuidas a Esopo, este es un célebre escritor griego de la época clásica, el cual vivió entre el final del siglo VII aC. y el principio del siglo VI aC. Muchos historiadores ubican el origen de este famoso escritor griego en la región de Frígia, por lo cual lo convierte en uno de los personajes más famosos en toda la antología de Grecia.

Dentro del grupo de fábulas de Esopo, se integran muchas de estas atribuidas a su autoría, sin embargo, también existen un grupo de historias las cuales se remontan a épocas anteriores a él, estas fueron transmitidas de generación en generación de manera oral y todas ellas presentan las mismas características, pues siempre hay animales como protagonistas.

El primer grupo de las fábulas de Esopo, se conocen que originalmente fue realizada por el historiador Demétrios de Phalère en el siglo IV aC, estas son compiladas doscientos años después de la muerte de Esopo, por lo cual posee un gran valor al rescatarlas y transmitirlas a toda Grecia. Descubre aquí todo lo referente a las causas del bullying

La versión original de estas fábulas fue perdida, sin embargo, se generaron miles de versiones las cuales existen hasta hoy en día. La mas significativa de estas compilaciones es la llamada Augustana, la cual cuenta con un impresionante total de 500 fábulas de Esopo, todas redactadas en prosa. También existe otras versiones modernas las cuales recogen las historias más significativas. Algunas son muy populares, como las siguientes:

  • La cigarra y la hormiga
  • El pastor mentiroso
  • El Lobo y el Cordero
  • La Tortuga y la Liebre
  • El Lobo y el Perro
  • El Lobo y la Garza
  • El Ratón de Campo y el Ratón de Ciudad
  • El Cuervo y el Zorro
  • El Zorro y las Uvas

Importancia de estas fábulas en el aprendizaje de los niños

La comprensión lectora, es un elemento vital en el desarrollo escolar de cualquier infante en desarrollo, esto se debe a que, por medio de la lectura, los niños podrán adquirir distintos aprendizajes, ya sean cognitivos o morales, de esta manera, una vez que los infantes realicen una lectura fluida es muy importante que los mismos comprendan y analicen lo que están leyendo, es por ello que una de las mejores opciones para hacerlo es por medio de las fabulas de Esopo.

Todas las fábulas de Esopo contienen una enseñanza o moraleja, todo esto incluido dentro de una historia corta, usualmente protagonizada por animales lo que hace que la lectura le resulte más agradable a los infantes, es una buena introducción para fomentar el habito de la lectura, incentivando a que más adelante puedan leer obras más complejas, lo que desarrolla un pensamiento abstracto más perspicaz, aumentando la evolución de su personalidad.

Después de indagar en los párrafos anteriores, se hace necesario llevar a todos los lectores  a las fábulas de Esopo más significativas, una útil herramienta para el desarrollo de la comprensión lectora de los más pequeños en casa, enseñando valores importantes.

Las Fábulas de Esopo para la lectura de los niños

En este apartado se encontrarán las fabulas más significativas, las cuales serán valiosas herramientas de aprendizaje para los infantes.

Fábulas de esopo

El lobo y la grulla

Había una vez un enorme lobo, este estaba sentado comiéndose un hueso, sin embargo, era tanto su apetito que se le atragantó el hueso en la garganta, esto hizo que corriera por todas partes, desesperado por encontrar ayuda de cualquiera que lo quisiera asistir.

Después de correr por un largo tiempo, pudo toparse con una delgada grulla la cual se sorprendió con lo que pasaba, el lobo le pidió que lo salvara de esa peligrosa situación en la cual se encontraba, le menciono que la recompensaría si lo ayudaba con el hueso.

Después de pensarlo un poco, la grulla acepta ayudar al enorme lobo, introduciendo su cabeza en la boca de este, su largo cuello permitió sacar el hueso de la garganta del desesperado lobo. Cuando termino la tarea, la grulla exigió el pago del favor realizado con mucho énfasis.

– Oye amiga – dijo el lobo con expresión sarcástica – ¿ No crees que es suficiente paga con haber sacado tu cabeza sana y salva de mi boca ?

La moraleja de esta historia, la cual deben comprender los niños, es que no se debe confiar en extraños, ya que estos pueden dañar a cualquiera, es mejor evitarlos antes de salir perjudicados, también se puede interpretar que no se le deben hacer favores a los malvados, debido a que por mucha paga que ofrezcan, salir vivo es mucha recompensa. Las Fábulas de Esopo buscan deja siempre una enseñanza.

 

El caballo y el asno

Érase una vez  un hombre en el campo, este tenía un caballo y un asno los cuales le servían para trabajar en su enorme granja. Sin embargo, un día el hombre necesitaba ir a la ciudad, así que tanto el caballo como el asno acompañaron al hombre, después de un tiempo de camino, el asno el dice al caballo que se siente cansado, a lo que adicionalmente le dice:

– Caballo, te entrego una parte de mi pesada carga si es que te interesa mi vida, ayudarme será algo que te estaré muy agradecido.

No obstante, El caballo se comportó de una forma muy egoísta, fingiendo estar sordo, así que no le dirigió ni una palabra al cansado asno. Después de un largo trayecto, aún no habían llegado a la ciudad, pero el camino y el peso de la carga hicieron su trabajo, el pobre asno cayó víctima de la fatiga, y murió allí mismo, lo cual fue un problema para el hombre.

Para solucionar el enorme inconveniente que le presentaba al hombre la muerte del asno, tuvo la idea de lanzarle absolutamente toda la carga encima del caballo, el cual había sido egoísta con el fallecido asno, incluso tuvo la irónica desdicha de llevar la piel de su compañero encima de su lomo. Después de todo lo que paso el caballo suspirando dijo:

– ¡Esto si es tener mala suerte! ¡Por no querer ayudar al asno con parte de su carga, con tan solo un ligero fardo, ahora debo cargar con todo el peso de su carga, y hasta con la piel del asno encima de mi!

Fábulas de esopo

La moraleja que deben aprender los niños de esta fantástica fabula, es que de alguna manera, siempre se debe ayudar a aquellas personas que pidan ayuda de forma honesta, porque si no se le ofrece la mano, se pueden perjudicar a sí mismos, la vida da muchas vueltas dicen todos lo abuelitos, así que la mejor opción es ayudar a quien lo necesite de manera real y sin esperar nada a cambio.

El águila, el cuervo y el pastor

Érase una vez un pastor el cual arreaba sus corderos por el desierto, de un momento a otro, arrojándose desde la alta cima de una montaña escarpada, un águila feroz, de grandes garras y alas enormes, arrebató un corderito al pastor en solo un instante.

No obstante, un cuervo que andaba por allí pudo observar todo lo sucedido, y este tuvo la osadía de imitar al águila al tratar de llevarse el ganado del pastor, el cuervo se lanzó con velocidad sobre un carnero grande el cual pastaba cerca, sin embargo, el cuervo tenía tan mal conocimiento en el manejo de sus pequeñas garras que las mismas se enredaron en la lana del gran carnero, y batiendo con todas sus fuerzas sus alas, no logró soltarse, por lo cual se sintió decepcionado.

El pastor, observo todo lo que pasaba a la distancia, lentamente se acerco al cuervo, cogiéndolo fácilmente ya que el mismo estaba enredado, luego, con un cuchillo el pastor corto las puntas de sus alas, lo metió en una bolsa y se lo llevó a sus niños.

Cuando el pastor llego a su casa, sus hijos curiosos con el ave empezaron a preguntar qué clase de pájaro traía su padre en la bolsa, el pastor con una sonrisa le respondió a los pequeños: “Hijos míos, Para mí, sólo es un cuervo; pero él, se cree águila”.

La moraleja de esta historia gira en torno al esfuerzo que se puede hacer para realizar cosas las cuales las personas no saben hacer y no tienen las aptitudes para lograrlo, es mejor enfocarse en tareas que se puedan cumplir gracias a las virtudes de cada quien, y no malgastar el tiempo en intentar cosas que serían imposibles de lograr.

El medico ignorante

Érase una vez un hombre enfermo, este había ido a muchos médicos, los cuales siempre decían lo mismo, aunque se sentía enfermo, no estaba en peligro, sin embargo, su enfermedad seria larga, pasaría un tiempo antes de que se curara; no obstante, había un médico el cual era muy ignorante y necio, este le daba el peor pronóstico de todos, le comentaba que tomara todas sus previsiones ya que no pasaría del día siguiente

Después de que pasara un tiempo, el hombre enfermo pudo levantarse de su cama, este salió con su cara muy pálida, dando pasos con dificultad, aunque convencido en su andar. El terco médico pudo encontrarlo, se acercó a él lentamente y le dijo frente a frente: “¿Cómo están, los habitantes del infierno, amigo?”

“- Tranquilos – contestó el hombre con su rostro pálido -, Están tranquilos porque han tomado el agua sagrada del Lecteo. Pero recientemente, Hades y la Muerte lanzaban horribles amenazas contra todos los médicos ya que estos no dejaban partir a los enfermos al hades, todos estos iban siendo anotados en un enorme libro, a ti, mi amigo, iban a anotarte también, pero me arroje a sus pies, rogándoles que no eras un verdadero médico y diciendo que te habían acusado sin motivo”.

La moraleja de esta historia gira en torno a que no siempre es bueno estar en manos de alguien que no está preparado para realizar algo, siempre hay que procurar encontrar a los mejores en sus áreas para que nos brinden la mejor atención posible, si no, se corren los riegos de sufrir consecuencias nefastas.

Fábulas de esopo

El padre y las dos hijas

Érase una vez un orgulloso padre el cual tenía dos hermosas hijas. Cuando estas crecieron, una de ellas se casó con un hortelano y la otra con un fabricante de ladrillos, ambas eran felices con sus matrimonios. Sin embargo, después de pasar un tiempo, el padre fue a visitar a una de sus hijas la cual estaba casada con el hortelano, y este le pregunto sobre su situación con el matrimonio. Ella le dijo lo siguiente:

“-Padre mío, todo está en orden, de maravilla, me siento muy feliz con mi esposo, pero si poseo un deseo muy especial: deseo con todo el corazón que pueda llover todos los días con mucha abundancia para que de esta forma las plantas en mi jardín siempre tengan suficiente agua, no pido más nada que eso.”

Después de unos pocos días, el padre fue a visitar a su otra hija, él como siempre le pregunto sobre cómo se encontraba. Esta le contesto con mucho gusto: “-No tengo quejas, padre mío, pero si hay algo que deseo con toda mi alma: mi deseo mas apremiante es que los días sean muy soleados, sin lluvia, con sol brillante, para que de esta manera los ladrillos de mi amado esposo se puedan secar y endurecer más rápido”.

Después de escuchar los deseos de sus amadas hijas, el padre se puso a meditar lo siguiente: si una de mis hijas desea la lluvia, y la otra desea días muy soleados, ¿a cual de las dos le adjunto mis deseos?

La moraleja de esta historia, gira alrededor de la idea de que no se puede hacer feliz a todos, ya que las personas siempre tendrán expectativas diferentes, si alguien intentara hacer feliz a todos los que encuentre en su camino, terminara muy frustrado.

Fábulas de esopo

 La zorra y el leñador

Érase una vez una ágil zorra, esta, estaba siendo fieramente perseguida por varios cazadores, estos la seguían sin cesar por todo el bosque, después de correr por mucho rato finalmente pudo llegar al lugar en el cual se encontraba un viejo leñador, la zorra desesperada le suplicó al anciano que la escondiera de sus perseguidores. Después de pensarlo, el leñador le aconsejó que ingresara a su cabaña y se ocultara.

Unos instantes después, llegaron cinco cazadores en busca de la zorra, y le preguntaron al viejo leñador si había visto al animal por algún lado, todos se veían muy cansados. Para sorpresa de la zorra, el viejo leñador le refirió a los cazadores con la voz que no la había visto, sin embargo, con su mano hizo una seña disimulada que apuntaba directo a la cabaña donde se había escondido.

Los cazadores estaban muy confundidos por las señales contradictorias del viejo leñador, así que decidieron guiarse por lo que había dicho y no por lo que había señalado, de modo que se fueron. La zorra estaba incrédula por lo que había sucedido, al ver a los cinco cazadores marcharse salio despacio de la cabaña sin decir ni una palabra.

El leñador estaba muy molesto, la ágil zorra no dijo ni una palabra, no le dio las gracias a pesar de haberla salvado de los cazadores, la zorra contesto: “-Te hubiera dado las gracias si tus manos y tu boca hubieran dicho lo mismo”.

La moraleja de esta historia gira en torno a un hecho crucial en todas las personas, es una regla de la buena educación conjugar nuestras palabras con nuestros actos, si no se realiza de esta manera se corre el riego de herir las emociones de otras personas. Empleando las fábulas de Esopo se puede enseñar a los niños el valor del aprendizaje divertido.

La paloma y la hormiga

En esta Fábula de Esopo, obligada por una inmensa sed que castigaba su alma, una pequeña hormiga iba camino a un arroyo cercano, el cual tenia agua fresca, sin embargo, la corriente era fuerte y en un descuido la pobre hormiga se vio envuelta en las aguas siendo arrastrada corriente abajo, fue tanta su desesperación que estuvo a punto de morir ahogada.

No obstante,Una paloma que se encontraba en la rama de un árbol cercano pudo ver el apuro en el cual se encontraba la pequeña hormiga, para poder ayudarla, la paloma desprendió del árbol en el cual posaba una ramita, voló por el arrollo y la arrojo a la hormiga , montó encima a la pequeña y finalmente la salvó.

La hormiga estaba incrédula por lo que había pasado y le expreso su gratitud a la paloma por haberla salvado, fue tanta la gratitud que aseguro a su nueva amiga que si ella corría el mismo riesgo la ayudaría sin importar como, aunque siendo tan pequeña no sabía cómo podría serle útil a la paloma.

Poco tiempo después de lo sucedido, un cazador estaba rondado el arroyo y pudo ver a la paloma, este se preparaba a disparar su arma, cuando de pronto, la hormiga, la cual se encontraba muy cerca de sitio, al ver que su amiga corría serio peligro, picó al cazador justo en el talón haciéndole soltar su arma por el dolor.

El instante fue favorecedor por la paloma para volar ante una muerte segura, y así la hormiga fue capaz de regresar el favor a su amiga, algo que jamas pensó que pudiera lograr. La moraleja de esta historia tiene que ver con que siempre se deben ayudar al que mas lo necesite, porque cuando se esta en apuros se puede contar con favores de personas agradecidas de las buenas acciones y a veces lo poco que podamos dar, puede representar algo grande para la otra persona.

Lobo con piel de oveja

Érase una vez un astuto lobo, estaba hambriento e ideo un plan para poder comer, fue hasta la casa de un pastor de ovejas y pudo robarse una piel de estas, se la puso encima de su espalda para poder acercarse al rebaño sin ser visto como un lobo, sino como una oveja mas, el lobo se sentía victorioso.

Sin embargo, cuando cayo la noche sobre todo el rebaño, el pastor salio a buscar su provisión diaria de carne y para ello debía escoger a una oveja, para desgracia del lobo, el pastor lo tomo pensando que era una oveja, cuando el pastor lo llevaba al corral; el lobo se sentía derrotado, ya que su plan se había venido completamente abajo, nunca imagino que la situación se le volteara de esa peculiar forma.

Cuando cayo el atardecer, el lobo fue sacado del corral y llevado a la cabaña del pastor, cuando la puerta se cerro, su destino había sido sellado, moriría sacrificado por el pastor.

La moraleja de esta peculiar historia habla de como existen personas que engañan a otras por el simple hecho de aprovecharse de la situación, sin embargo el daño que reciben los estafadores a la larga es dos veces peor. Además de las fábulas de Esopo, descubre aquí la leyenda de la llorona.

El lobo orgulloso y el león

Érase una vez un lobo enorme el cual tenia la tendencia de vagar por lugares muy solitarios, acostumbraba a hacerlo a la hora en el que el sol se ponía en el horizonte, esto le evitaba el calor y el sufrimiento, también, podía apreciar su alargada sombra, exponiendo un perfil fuerte, un lobo hermoso, de pronto el lobo exclamó con vanidad y presunción:

“- ¿Con que atributos me va a asustar el león con semejante talla que tengo? mi tamaño es superior ¡Con treinta metros de largo, bien fácil me será convertirme en rey de los animales! sin duda soy el lobo mas grande de todos y nadie me iguala”

Y mientras el orgulloso lobo empezaba a soñar con todo el orgullo que llevaba dentro de si, de la nada, un enorme y poderoso león lo asechaba desde hace unos minutos sin que el lobo se dieran cuenta, de pronto, se le tiro encima y empezó a devorarlo lentamente. Cuando el lobo empezó a percatarse de lo que estaba pasando, cambiando de opinión se dijo a si mismo: “La presunción es la causa de mi desgracia”.

La fascinante moraleja de esta historia gira en torno a como una persona puede inflar sus atributos con tan solo verlos, sin embargo, eso no quiere decir que sean sus capacidades reales, ya que la realidad puede ser muy distinta, el orgullo suele ser peligroso y engañoso.

Las mulas y los ladrones

Érase una vez, en un camino en el desierto, dos mulas, esta tenían pesados paquetes en sus lomos, por lo cual ambas caminaban con mucha dificultad por el largo sendero. La carga de una de las mulas consistía en un valioso paquete de dinero, mientras la otra llevaba paquetes de granos, a la distancia, los dos paquetes se veían exactamente igual, sin embargo las cargas eran disparejas en cuanto a su valor.

En cuanto al andar de las mulas, la que llevaba la carga de dinero andaba con la cabeza erguida, el orgullo se podía notar con solo observarla de reojo, como si supiera del valor de su carga, también hacia sonar con ritmo las campanas que colgaban de su cuello, llamando la atención. Por otro lado, su leal compañera, la seguía fielmente con el paso tranquilo y silencioso, sin llamar mucho la atención.

Si ningún aviso, desde unos matorrales surgieron como relámpagos unos ladrones, estos se precipitaron rápidamente sobre las pobres mulas desde sus escondrijos, empezaron a pelear con sus dueños para robarse las mulas, en ese momento la mula que llevaba la carga de dinero sufrió una herida mortal con una de las espadas de los ladrones, y estos, avariciosamente tomaron el dinero sin hacer caso del grano de la otra mula.

Cuando los ladrones se fueron con el dinero, La mula que había sido robada y mal herida empezó a lamentarse por todo lo sucedido. En cambio la otra le contestó lo siguiente: “-Parece algo raro, pero me pone muy contenta de que fui despreciada a los ojos de los ladrones, pues no he perdido nada de mi carga, y tampoco me hicieron daño con herida alguna”.

La moraleja de esta historia tiene mucho que ver con el hecho de que si una persona hace eco de todas sus riquezas de manera opulenta, las desgracias no tardaran en venir, es mejor ser discreto y estar seguro.

Fabulas de esopo

El Viento del Norte y el Sol

Érase una vez, en el cielo azul, el viento del norte y el Sol tenían una fiera disputa en cuanto a sus poderes, para poder resolver esta incansable disputa ambos elementos decidieron conceder la victoria unos sobre el otro al que despojara a un viajero de sus vestidos, en ese instante empezó la fiera competencia.

El Viento del norte fue el primero en empezar la competencia, se fijo en el inocente viajero y soplando con violencia genero que el pobre viajero se apretara contra sus ropas, por todo el frió que generaba su castigador, el Viento del Norte al ver que no se despojaba de su ropa asaltó entonces soplando con muchísima mas fuerza; sin embargo el hombre, fastidiado por todo el viento, se colocó mas ropa para calmar el frió que sentía.

El Viento del Norte, el cual se sentía completamente vencido, se lo entregó al Sol para que probara si podía cumplir la tarea.

En este tramo, el sol se preparaba para su cometido, este empezó a iluminar suavemente al viajero para ver que efecto tenia, y el hombre se despojó de su segundo vestido, ya que empezó a sentir calor; después de un tiempo lentamente el sol empezó a enviarles los rayos más ardientes que este podía generar, cuando esto paso, el viajero fatigado por todo el calor que sentía, se quitó sus ropas para ir a bañarse en el río vecino.

La moraleja en esta historia dicta que es mucho más poderosa la persuasión que la violencia, debido a que con esta ultima solo se genera destrucción. Esta Fábula de Esopo ha dado una lección a todo el que la ha leído.

Fabulas de esopo

El león y la liebre

Érase una vez un feroz león el cual sorprendió a una pequeña liebre mientras esta dormía tranquilamente en su madriguera . El león tenia todas la intenciones de devorarla para saciar su hambre, Sin embargo, cuando este estaba a punto de devorarla, vio pasar a un ciervo mas grande, jugoso y delicioso que la liebre. En ese instante dejo a la liebre para poder perseguir al ciervo y finalmente comer todo lo que el quería.

Cuando la liebre despertó al escuchar asustada los ruidos de la persecución del enorme león y el ciervo que pasaba por allí, y no esperando más, pudo escapar sana y salva de una muerte casi segura.

El león, por otro lado, se lamentaba enormemente porque no pudo dar agarrar al ciervo, este era mucho mas rápido y ágil que el depredador, ya estando este muy agotado, volvió para comerse a la liebre que había dejado en su madriguera  y para su sorpresa, se dio cuenta había escapado cuando el depredador, intentaba cazar al ciervo. Entonces se dijo el león con amargura:

“Bien, esto lo tengo completamente merecido, pues teniendo ya una presa entre mis garras, la dejé para ir tras la esperanza de obtener una mayor, ahora me quede sin nada y muy hambriento”.

Como en todas las Fábulas de Esopo hay una moraleja, la moraleja de esta historia, tiene que ver con la idea que tienen algunas personas de dejarse llevar por su ambición e ir por los objetivos mas grandes, dejando de lado los mas seguros, de esta manera pueden perderlo todo, por no medir sus ganas de triunfar y por no cuidar lo que ya tienen.

El Murciélago y las comadrejas

Érase una vez un pequeño murciélago el cual quedo muy aturdido al caer de cabeza en el nido de una comadreja que detestaba a los ratones, al percatarse de la semejanza de este con los ratones, la comadreja se puso de mal humor y exclamo muy fuerte lo siguiente:

“- ¡Ahora verás,ratón despreciable! – le dijo furiosa- Como te atreves a caer sobre mi sagrado nido, sucio ratón, es tu fin”

“- ¿Ratón yo? – contestó el murciélago algo confundido por todo lo que estaba pasando -. ¿Acaso no ves mis alas? ¡Soy un pájaro! no tienes por que hacerme daño.”

Gracias a que pensó de manera rápida pudo salvar su vida. Después de un tiempo, el murciélago, cayó en el nido de otra comadreja que aborrecía las aves, y ésta le amenazó de igual manera que lo hizo la ultima comadreja:

“- Cuidado conmigo, pajarraco! detesto a los de tu especie, los aborrezco porque siempre roban mi comida, este es tu fin pájaro asqueroso.”

Fabulas de esopo

– ¿Pajarraco yo? – replicó el murciélago – ¡No tengo plumas; soy un ratón! no tienes por que hacerme daño, no vengo a robar nada -Y así también pudo salvar su vida de esta otra comadreja.

La moraleja de esta Fábula de Esopo tiene mucho que ver con el aspecto de que todos debemos adaptarnos a las circunstancias para poder sobrevivir a lo que se nos viene.

El lobo herido y la oveja

Érase una vez, un lobo el cual yacía en el suelo, este estaba muy mal  herido, todo esto se debía a que había sido mordido por los perros de un cazador, sin embargo, este logro escapar con éxito de la situación.

El lobo se sentía desesperanzado, sin posibilidades de poder sobrevivir debido a que no podía conseguir comida, sin embargo, vio pasar a una oveja que lo miraba con una mezcla de compasión y miedo, el lobo no dudo y pidió a la oveja que le trajera agua del río para poder beber.

“- Si me traes agua para beber – le dijo – , yo mismo me haré cargo de mi comida.”- La oveja se puso a la defensiva porque no confiaba en el lobo, a lo cual contesto: “- Si te traigo agua para beber – respondió la oveja -, yo misma seré tu cena-” el lobo se sintió derrotado y sabia que era su fin.

La moraleja de esta historia dice claramente que nunca podemos fiarnos de personas malas, por mas buenas que parezcan sus intenciones a la hora de pedirlas, las fábulas de Esopo pretenden divertir y enseñar a la vez.

Las ranas pidiendo rey

Érase una vez un grupo de ranas las cuales estaban muy cansadas del propio descontrol y anarquía en que vivían, estas se organizaron de tal manera que resolvieron enviar a una delegación con el dios Zeus, todo esto para que les enviara un rey y así poder tener un orden establecido.

Zeus, atendiendo su petición, les envió un grueso leño a su charca, pero lo raro es que solo era un leño de madera, lo cual no satisfacía sus peticiones. Cuando el leño cayo del cielo hizo un ruido enorme, tan estruendoso que todas las ranas saltaron asustadas, se escondieron donde mejor pudieron.

Seguidamente, todo lentamente volvía a la calma, y observando que el leño no se movía más, fueron saliendo de todos sus escondites y gracias a la paz que se respiraba en el aire, estas comenzaron a sentir un enorme desprecio por el tronco el cual era el nuevo rey, es así como brincaban sobre él y se le sentaban encima, burlándose sin descanso de ese trozo de madera.

De esta manera, sintiéndose muy ofendidas por poseer como monarca a un simple madero inerte el cual no hacia nada, volvieron donde el gran Zeus, esta vez le pedían al dios que les cambiara al rey, pues éste era demasiado tranquilo y no hacia absolutamente nada.

Fábulas de esopo

Zeus estaba tan ofendido por la insolencia de las ranas que opto por enviarles activa y peligrosamente, una serpiente de agua que, una a una, las atrapó y se las comió a todas sin compasión, todas las ranas perecieron.

Como moraleja, esta fabula contiene el mensaje de que es mejor un gobernante recto y honesto a uno corrupto y que solo quiera beneficiarse a el mismo. Las Fábulas de Esopo buscan realzar los valores en los niños.

 El niño y los dulces

Érase una vez un pequeño niño, este estaba ansioso por comer golosinas así que opto por meter su mano en un recipiente lleno de dulces que había en su casa. Era tal su ansiedad que se lleno toda la mano con todos los dulces que pudo tomar, sin embargo, cuando este intento de alguna manera sacar la mano del gran frasco de dulces, el cuello del recipiente no le permitió hacerlo, ya que su mano quedaba atorada en el.

El niño, se veía muy frustrado por toda la situación en la que se encontraba, todo esto debido a que tampoco quería perder aquellos dulces tan deliciosos en sus manos, lloraba amargamente por su desilusión.

Sin embargo, un amigo del niño que estaba cerca le dijo lo siguiente: – Debes confórmate solamente con la mitad y podrás sacar la mano con los dulces- El niño comprendió y saco la mano con menos dulces pero ya mas calmado. ¿Sabes cuáles son los juegos tradicionales? descúbrelo aquí.

 

La moraleja de esta curiosa historia se identifica con el hecho de que las personas no pueden abarcar mas de lo debido, porque no lograran absolutamente nada al hacerlo además de que todo llegará a su tiempo, no se puede pretender obtener lo que deseamos inmediatamente en su totalidad. Las fábulas de Esopo son tan variadas que abarcan muchos de los valores primordiales de la vida.

El león y los tres bueyes

El león y los tres bueyes, se trata de una de las últimas y más tradicionales fábulas de Esopo, esta tiene la intención de poder inculcar a los niños que la lean el valor de la familia.

Todo esto a través de una historia sencilla, se le puede enseñar al niño que el hecho de separase de sus seres amados puede generar consecuencias negativas para el mismo. es por ello que sin dudas las fábulas tienen la capacidad de hacer reflexionar sobre valores importantes para el desarrollo y sobre todo educa en el no dejarse influenciar por la cizaña que a veces utilizan personas con mala intención.

De esta manera concluimos este articulo, repasando las mas importantes fábulas de Esopo, todas ellas excelentes para relatárselas a los mas pequeños de la casa, gracias por leernos.

Deja un comentario