Todos Tenemos Derecho a Tener una Familia, Descúbrelo

En el artículo de hoy, hablaremos sobre el derecho universal a tener una familia. Respondiendo a preguntas como: ¿de qué trata este derecho? ¿cuál es su importancia?, ¿cómo puede afectar a los niños?, ¿qué puede ocurrir si se vulnera o se impide?, ¿con qué otros derechos cuentan los niños? y mucho más.

Derecho a Tener una Familia

Este derecho se decreto por medio de la “Convención Internacional de los Derechos del Niño”. Ahí se establece entre sus derechos principales: que todo niño tiene el derecho a la vida y a tener una familia.

Pero este derecho va mucho más allá, porque en teoría; todos nacemos con una familia. Todos tenemos un padre y una madre biológica salvo en algunas excepciones cuando estos fallecen. Aun así, en la mayoría de estos casos hay otros integrantes de la familia (ya sea un tío, los abuelos, etc.) que se suelen hacer cargo del niño y lo incorporan a su núcleo familiar, convirtiéndose en su nueva familia nuclear.

Ahora bien, en aquellos casos en que el niño no posee ningún familiar directo o por el contrario, ninguno de sus familiares se quiere hacer cargo de él, se incumple en este derecho porque se vulnera. Ya que tener una familia implica también ser parte de una.

Por otro lado, también pueda ocurrir que el niño posea una familia, viva con sus padres, hermanos y otros familiares cercanos; pero que aun así, se incumpla este derecho si es maltratado, discriminado y rechazado por su familia.

Un ejemplo de esto, ocurría mucho (aunque aun ocurre con menor frecuencia en algunas familias actuales) con aquellas familias que tenían un hijo que presentaba alguna discapacidad física o mental. Donde la familia, envuelta en ignorancia y motivados por el estigma social. Rechazaban al niño ocultándolo de la sociedad, impidiendo que se relacionara con pares, que tuviera la oportunidad de visitar una escuela, de conseguir amigos, etc.

En esos casos, el desconocimiento por la condición del niño juega un rol importante en la familia, ya que los padres y el resto de los integrantes del núcleo familiar, desconocen las estrategias que se deben abordar para educar y adaptar adecuadamente al niño a los distintos contextos con los que se deberá enfrentar: la escuela, el hogar, el trabajo, la relación con los pares, etc.

Por suerte, durante las últimas décadas muchas disciplinas de la salud y las ciencias sociales como la medicina, la psiquiatría, la psicología, entre otras. Se han encargado de estudiar muchas de estas condiciones física y mentales. Arrojando luz sobre su entendimiento y desarrollando estrategias, métodos y técnicas para abordar las distintas situaciones que la familia y sus integrantes deberán enfrentar con el niño.

Algunas de las condiciones físicas y mentales congénitas que pueden presentar los niños y por la cual, la familia puede llegar a rechazarlo son: autismo, discapacidad intelectual (antes conocida como retardo mental), ceguera, malformaciones y anomalías en sus extremidades, etc.

Otro de los motivos por el que las familias de algunas culturas rechazaban al niño, era por el estigma social que representaba. Este fenómeno ocurría principalmente en familias de alcurnia que tenían mucho poder. Donde dicho poder era transmitido de generación en generación como en familias de la realeza, de los gobernadores, duques, y demás.

En este caso señalado, el tener un hijo que naciera con algunas de estas características congénitas antes mencionadas, era percibido por su entorno como símbolo de debilidad sanguínea. Haciéndolos no aptos para gobernar.

Por esta razón, muchas familias al tener hijos con condiciones especiales, se desvinculaban de ellos y le negaban el derecho a tener una familia enviándolos lejos, ocultándolos de las demás personas o en casos extremos, acabando con la vida de la criatura.

Aunque claro, hoy en día estos casos ocurren rara vez. Ya que el conocimiento general por estas condiciones han ayudado a cambiar el pensamiento de las personas y de la sociedad en general. Incrementando las oportunidades que estos niños puedan tener en la sociedad actual. Favoreciendo la inclusión y la posibilidad de vivir dignamente con amor por parte de sus familias.

Por otro lado, a muchos niños se les niega el derecho a tener una familia debido a la precarias condiciones económicas y sociales que poseen sus padres. No son pocos los casos en los que se escucha que algún niño fue abandonado en alguna casa hogar, en cetros de salud, en la calle o incluso en basureros. En este último caso, no solo se violenta el derecho a tener una familia, sino que se atenta contra el derecho a la vida del niño.

Importancia del Derecho a la Familia en los Niños

Ya hemos hablado sobre lo que es el derecho a tener una familia. Pero ¿cuál es su importancia en los niños? A simple vista queda claro, implica que el infante es despojado de su familia o de un núcleo familiar, impidiendo que pueda tener un desarrollo y crecimiento similar al de sus pares.

Esto conlleva algunas complicaciones en la vida del niño que afectan distintas áreas de su existencia; principalmente en el plano emocional, afectivo, social, moral y cognitivo.

Para empezar, la familia es la primera escuela que tiene todo niño. Es el lugar donde se aprende como debemos comportarnos de una forma socialmente aceptable y se adquieren las herramientas para interactuar de manera adecuada en los distintos contextos (casa, calle, escuela, etc), con nuestros pares y con las demás personas. Por medio de la familia, el niño aprende e incorpora a su vida valores como el respeto, la responsabilidad, la honestidad, etc.

Un niño que crece sin el apoyo de su familia, es más propenso a realizar conductas desviadas e infligir la ley. A su vez, suelen tener menor respecto por la autoridad y comunicarse de manera irrespetuosa con otras personas.

DERECHO A TENER UNA FAMILIA

En el plano emocional, la familia es la principal fuente de amor y de apoyo que tiene el niño. De modo que si se le niega este derecho, es probable que haya carencias en el plano afectivo que afectarán el desarrollo de su personalidad, su autoestima y su autoconcepto.

A su vez, la carencia de amor en el niño puede generar en él, sentimientos de rabia y de ira. Así como pensamiento negativos tratando de entender porque el no tiene familia mientras que los demás si poseen una.

Para un niño que no comprende porque no posee familia o se pregunta constantemente porque su familia lo trata mal. Es normal que busque de forma desesperada dar con una respuesta, hallar la causalidad de su situación. Donde en muchos casos, terminan pensando que la culpa es por algo que ellos hicieron y viven afrontando esta culpa.

Son muchos los psicólogos y las corrientes de esta disciplina que hablan de la importancia que tiene la familia y las primeras personas con la que el niño hace contacto en el desarrollo sano de su personalidad. Algunos autores que abordan este tema de forma directa son Lev Vygotsky con su teoría sociocultural y la teoría de las relaciones objetales de Melanie Klein, entre muchas otras.

¿Quién es el Responsable de que se Cumpla este Derecho?

En primera instancia, sus padres biológicos que tiene la responsabilidad de hacerse cargo de su hijo. Luego el estado, que deberá velar por que todos los niños tengan acceso al derecho a tener una familia. Aunque la responsabilidad también recae en los familiares cercanos.

Al respecto, los padres tienen la obligación de velar por sus hijos. Aunque pueden prescindir de esta responsabilidad si consideran que no poseen las herramientas y condiciones para brindarle al niño una vida en familia digna. De igual forma, el estado puede intervenir si demuestra que los padres no están capacitados para el cuidado del niño.

En caso de que los padres no posean las condiciones económicas ni sociales, pueden optar por entregar el niño en adopción o permitir que un familiar cercano, asuma las responsabilidades haciéndose cargo del niño. Aunque esto no quiere decir que los padres biológicos deban perder el contacto con el niño.

Ser una familia representa muchas responsabilidades, pero también implica amor y cariño por esta vida en crecimiento y desarrollo. Muchos padres que entregan a sus hijos en adopción no lo hacen por falta de amor y cariño, sino por causas de fuerza mayor. Esto es importante tenerlo en cuenta, ya que se suele tener muchos prejuicios negativos por aquellos padres que deciden tomar este camino.

DERECHO A TENER UNA FAMILIA

Pero poco se piensa sobre lo que es mejor para esta nueva vida. En todo caso, esta acción no significa que los padres dejen de ser familia del niño o que ya no puedan compartir con él.

Por el contrario, la mayoría de las leyes que se han redactado sobre este tema suelen dar mucho valor a los padres naturales y se les permite ser parte de la vida del niño a pesar que no vivan juntos. De esta forma, se aseguran que el niño pueda cubrir todas sus necesidades básicas desde el punto de vista económico, pero sin dejar de lado el ámbito afectivo y emocional.

Cuando un niño queda huérfano y no posee familia cercana. Será el estado el responsable de velar porque se cumpla el derecho a tener familia. En estos casos, los niños suelen ir a orfanatos o casas hogar, mientras ingresan en el proceso de adopción.

Esto implica que el estado permite que una pareja o persona capacitada que cumpla con todos los requerimientos establecidos por la ley, pueda optar por convertirse en tutor legal del niño e integrarlo a su familia. Esta suele ser una excelente solución de ganar-ganar, ya que la mayoría de las parejas que inician este proceso suelen tener impedimentos para concebir un niño.

Algo importante a destacar, es que estos procesos suelen tardar desde unos meses, hasta incluso unos años. Debido a los estudios previos que se le hace a la pareja o a la persona que desea adoptar para corroborar que esta capacitada y que su estilo de vida le permitirá hacerse cargo del niño de manera adecuada. Las parejas jóvenes suelen tener mayor facilidad para adoptar en contraste con personas particulares o personas de edad avanzada que lo deseen hacer.

DERECHO A TENER UNA FAMILIA

Padres Homoparentales

Una controversia que se ha desarrollado por décadas referente al tema de la adopción, es respecto a si las parejas homosexuales deben tener derecho a adoptar. En principio, había mucha negativa por parte de las autoridades y algunos movimientos sociales. Pero con el paso de los años esta visión retrograda y clásica ha ido cambiando.

Cada año son más los países que permiten a las parejas homosexuales adoptar. Entendiendo que la orientación sexual no es ningún impedimento para brindarle un ambiente adecuado y lleno de amor a un niño. Al fin y al cabo, el punto focal debe ser que se cumpla el derecho a tener una familia del niño.

Se han realizado muchos estudios al respecto, pero no se han hallado resultados concluyentes que afirmen que el ser criado por una pareja homoparental perjudica algún aspecto o área de la vida del niño con respecto a una pareja tradicional.

De hecho, se pueden encontrar investigaciones científicas como una realizada en la Universidad Católica de Lovania en Bélgica, donde se demuestra que los niños criados por padres homoparentales poseen mayores niveles de éxito académico en comparación con hijos de padres heterosexuales.

DERECHO A TENER UNA FAMILIA

Derechos Adicionales que Poseen Los Niños

Además del derecho a tener una familia, existen otros derechos fundamentales que todos los niños deben poseer. A continuación, te indicamos de forma breve algunos de ellos:

  • Derecho a la vida: todos los niños y niñas tienen el derecho a nacer y a la vida. Por ende, el estado debe garantizar todas las condiciones necesarias para que los niños puedan nacer y crecer de forma saludable.
  • Derecho a tener una casa: todos los niños tienen el derecho a vivir en un hogar digno, que cuente con todos los servicios básicos necesarios para su adecuado crecimiento y desarrollo.
  • Derecho a un nombre y a una nacionalidad: al nacer, cada niño tiene el derecho a recibir un nombre y la nacionalidad del lugar donde es concebido. Indiferentemente de su sexo, etnia, características de los padres, etc.
  • Derecho a la alimentación: todos los niños tienen el derecho a recibir una alimentación balanceada en porciones que sean adecuadas, y que contengan todos los nutrientes y vitaminas que necesitan para un desarrollo físico y mental de forma óptima. Si quieres profundizar más acerca de este ultimo derecho, te invitamos a chequear Derecho a la Alimentación del Niño

Deja un comentario