Manaejo de las emociones, algo necesario para todos

Cuando las personas llegan a una edad adulta son suficientes los problemas por los que pasan constantemente, pero hay momentos donde el estrés los agobia y tienen muchos pensamientos en su cabeza, variedad de especialistas recomiendan al individuo aprender sobre el manejo de las emociones para poder controlar su conducta.

Manejo de las emociones

Manejo de las emociones

Las personas a lo largo de su vida manejan una serie de sentimientos que son esenciales para la convivencia en el mundo, es fundamental que entiendas que dichas emociones son enemigos que se pueden controlar y hay que comenzar a darles importancia.

Con lo extenso de la vida, es seguro que en varias ocasiones te hayas encontrado en circunstancias que que hacen que te detengas un momento y razonen diciendo “no me quiero sentir así’’ o ‘’ por qué me comporto de este modo’’. Como ya sabes las emociones son el lado más original y natural de todas las personas, en algunos momentos no se sabe cómo controlarlas y se vuelven un poco desordenadas.

Estudiar cómo manejar las emociones es algo complicado, ya que necesitas encontrarte contigo mismo para aprender a controlar tus sentimientos.

Cuando el sujeto no tiene un buen control sobre sus sentimientos y emociones, ellas misma toman las riendas y controlan tu comportamiento, en ese preciso instante donde se encuentran perdidos, a la deriva, se sucumbe ante las emociones sin estar de acuerdo con lo que está pensando, el sentido natural de cada individuo.

El manejar emociones no es tener que esconderlas, simboliza que hay que comprenderlas y admitirlas de manera más interna y así poder controlar su presencia.

El significado de nombre Sofía y cuáles son sus sentimientos.

Manejo de las emociones

¿Cómo manejar las emociones?

Como todos saben, muchos individuos no cuentan con una idea amplia sobre cómo llevar sus emociones, la gran mayoría de las ocasiones se  las emociones se vuelven intensas y se salen de control, haciendo que los sujetos tengan sentimientos que les desagradan e incomodan resultado en un comportamiento frío y distante.

La mayoría de las veces se cree que se tiene el control de las emociones, pero no se dan cuenta que la manera en que lo hacen no es la indicada y de nuevo se acude a frenar el sentimiento o no escucharlo y en varias oportunidades hasta negar lo que se siente.

Cuando tratas de reprimir un sentimiento o emoción en infinitas ocasiones, esta busca la manera de manifestarse por otro lado con más intensidad que antes, para lograr ser vista.

Al final del camino se termina decepcionado y frustrado por tantos intentos fallidos,  la verdad es que el secreto para aprender a manejar un sentimiento no es dejarlo de lado sino de frente, para suprimir los malos sentimientos y la tristeza lo primero que hay que hacer es sentirlo, sentirlo y escucharlo, para luego eliminar el miedo, erradicar la ira y la rabia, algo necesario para aprender a controlarlo y canalizarlo.

¿Qué estoy sintiendo?

Uno de los primeros pasos a seguir durante este desarrollo se trata de poder identificar claramente lo que el individuo está sintiendo, tener en cuenta una gran variedad de palabras emocionales es necesario, pues con ellas puedes expresar todo lo que sientes. En ocasiones los individuos no tienen la capacidad de  demostrar o manifestar sus sentimiento más allá de un “estoy bien o mal”, con tan poco detalle es un tanto complicado saber cómo actuar.

Es por ello que lo principal es agrandar el inventario de palabras emocionales, es fundamental comenzar por las emociones más básicas que son sorpresa, alegría, tristeza, miedo, asco, ira. Sin embargo, con todo esto no basta, es necesario introducir en la mente una opinión clara de los sentimientos más comunes y elaborados como la frustración, la culpa, la decepción y la vergüenza.

En primer lugar, esto ayuda a encontrar la esencia del sentir y su origen, también te encaminan hacia una actuación más adecuada. El protocolo que se debe seguir después de una desilusión es diferente a lo que se siente cuando se tiene una frustración, si no son aptos para diferenciarlas se pueden cometer errores tratando de acomodarlos de manera equivocada.

Acepto y tomo el control

Cuando al fin se reconoce que emoción se está sintiendo, lo que viene es aceptar la figura y la presencia de la misma, con esto no se da a entender que en algún instante sienta la necesidad de huir de algún sentimiento que siente sino todo lo contrario, aceptar que existe y aprender a manejarla.

Los tipos de familia son importante para aprender a canalizar las emociones.

Es fundamental darse el tiempo y espacio necesario para que las emociones salgan a la luz, el poder manifestar los sentimientos ayuda a manejar mejor lo intenso del sentimiento, cuando esta aparezca déjala entrar y siéntela, verás como se irá de inmediato y así podrás averiguar qué mensaje deja ese tipo de emociones.

En ocasiones estas avisan que se está actuando en contra de los principios, de lo que se piensa o de que algún individuo esta falta el respeto, saber qué mensaje se está tratando de descifrar es primordial, para luego tomar una buena decisión en una dirección conveniente, desde ese momento serás apto para cambiar la posición, los pensamientos o ser capaces también de pedir a otros que lo hagan.

Y es así que se empiezan a sentir y observar las emociones como realmente son, una guía, una brújula que ayuda a darse cuenta de que algo sucede o está por suceder, para tener la reacción correcta.

Lo más sano es que siempre al tomar una decisión debes estar calmado para poder pensar y reflexionar con tranquilidad y claridad, de no ser así es posible que emitas respuestas negativas.

Manejo de las emociones

El manejo de las emociones, como su nombre lo indica, corresponde a cada uno, para poder expresar los verdaderos sentimientos que te agobian. Es normal sentir tristeza, decepción y rabia ya que una vez que sepas de esto podrás manejar mejor cómo reaccionar a estas sensaciones.

Es por ello que en ocasiones se recomiendan talleres, charlas y hablar muchos sobre el manejo de las emociones y más en aquellos individuos que no se controlan fácilmente.

Deja un comentario