Papilla de Frutas, Te Enseñamos ¿Cómo Elaborarla? y Más

Cuando los bebés alcanzan los seis meses de vida, poseen un sistema digestivo lo suficientemente desarrollado para comenzar a ingerir alimentos adicionales a la leche materna. Pero se debe iniciar al niño con alimentos sanos, nutritivos y fáciles de digerir como las frutas y vegetales. Para ello, se recomienda hacer Papillas de Frutas. En el artículo de hoy, te explicaremos todo lo que necesitas saber al respecto: incluyendo ¿qué es?, sus beneficios y distintas recetas para preparar.

¿Qué es la Papilla de Frutas?

Aunque la leche materna es el mejor alimento que todo niño puede recibir al nacer, no significa que se puede alimentar eternamente de ella. De hecho, se recomienda luego de los seis meses de vida, comenzar a intercalar la leche materna con otros alimentos complementarios que le permitan mantener una nutrición balanceada. El problema, es que los bebés a esta edad no poseen dientes para poder masticar alimentos sólidos y sus sistemas digestivos aún no están preparados para procesar cualquier alimento.

De esta manera, se invita a los padres a proporcionar a sus hijos papillas de frutas. Que consiste en recetas de sopas o cremas a base de frutas y vegetales, las cuales; son mucho más fáciles de digerir para el niño y no maltratan sus encías al ser un alimento líquido.

Por otro lado, a nivel nutricional son excelentes; porque funcionan como complemento alimenticio a la leche materna. Proporcionando una gran cantidad de vitaminas y minerales naturales, así como una excelente cantidad de fibra adicional que el niño necesita para su desarrollo.

Otro artículo que puede ser de tu interés es: Prevención de Accidentes en la Escuela

Para el bebé, recibir este tipo de alimentos también significa un gran cambio en sus vidas por dos razones:

  1. Hasta este momento, el niño estaba acostumbrado a alimentarse netamente de leche materna o en todo caso, leche de formula. Lo cual representa un cambio abrupto y novedoso al cual el bebé se debe adaptar.
  2. El gusto es el órgano sensorial mejor desarrollado que tiene un bebé a esa edad. Por ende, es importante que los alimentos que se le vayan a presentar al niño gocen de buen sabor. Para evitar que se genere alguna posible aversión a cualquier tipo de alimento. Un ejemplo clásico son los vegetales, alimentos que los niños suelen rechazar debido a su sabor.

En cuanto a este último punto, cabe destacar que el niño no se enmarca en un nuevo mundo de sabores, sino también de olores y texturas. Es decir, comenzar a recibir la papillas de frutas puede ser toda una experiencia enriquecedora y maravillosa para el niño o aversiva, dependiendo de la calidad de la papilla de frutas que se le de.

Debido a lo novedoso de estos alimentos, no sorprende que los niños muestren cierto rechazo y aversión las primeras veces que prueban las papillas de frutas. Sobre todo, cuando se selecciona sabores ácidos que pueden llegar a incomodar al niño. Por ejemplo con papillas de fresa o piña.

Acá es donde aconsejamos a los padres a tener paciencia y ser perseverantes con sus hijos. Si muestra rechazo hacía algún alimento, solo debes buscar otra manera o presentación para hacer que sea más atractivo para él. Pero claro, ¿cómo hacer esto si estamos hablando de papilla de frutas? el cual no admite tantos cambios en su receta y presentación. Pues bien, quédate con nosotros y te indicaremos algunos consejos y distintas recetas que te pueden ayudar en tu labor.

Aunque antes, ten en cuenta que un riesgo de ceder siempre ante la preferencia de tu hijo, es que corres el riesgo de que crea que siempre se debe hacer lo que él diga. Es decir, se convertirá en un niño caprichoso y malcriado. Que muy probablemente haga rabietas cada vez que no se cumplan sus deseos. Esto por supuesto, termina siendo negativo para su bienestar físico y mental.

Nutricionalmente hablando, tendrá deficiencias ya que rechaza todo aquello que no le guste y esto tendrá un impacto en su crecimiento. Por ejemplo, hay casos de niños mal nutridos donde el problema no se debe a aspectos económicos o sociales. Simplemente a una sobre complacencia de los padres, que permiten que el niño coma siempre lo que quiere. Que con el tiempo desencadena problemas alimenticios.

A nivel cognitivo, esto también genera problemas en el niño. Ya que desarrolla una personalidad con tendencias narcisistas, al creer que todas las cosas se deben hacer a su manera y están para complacerlo a él. Pero todos sabemos que la vida no funciona así.

Se que muchas personas leerán éste último párrafo con escepticismo, creyendo que exageramos al decir que la manera como alimentemos a nuestro niño con la papilla de frutas, puede acarrear cambios tan drásticos en su vida. Pero no olvidemos que el bebé esta en un etapa muy vulnerable donde los pequeños cambios pueden desencadenar alteraciones drásticas en su vida a futuro. En fin, sin ánimos de asustarte o alarmarte, la idea es que comprendas la importancia que tiene para el bebé aprender a comer todo tipo de alimentos.

Valor Nutricional de Una Papilla de Frutas

El valor nutricional de una papilla de frutas varías principalmente del tipo de fruta que se utilice, pero por lo general contiene:

  • Unas 160 kilocalorías.
  • Aproximadamente dos gramos de proteínas.
  • 35 gramos de hidratos de carbono.
  • Unos seis gramos de fibra.
  • Un gramos de grasa.

En cuanto a las vitaminas y minerales, dependen esencialmente de las frutas que utilices. Por ende, también es importante variar el tipo de papilla que se le suministra al niño. Probar con distintas frutas y vegetales o incluso, hacer combinaciones de frutas y vegetales. Esto último es muy útil cuando el niño es reacio a ingerir alguna fruta o vegetal.

Te invitamos a leer también: Prevención de accidentes en el hogar.

¿Cómo Hacer una Papilla de Frutas?

La preparación de la papilla de frutas varía según el tipo de alimento que se utilice. Su preparación suele ser muy similar para la mayoría de las frutas y verduras, con algunas salvedades y consideraciones. En todo caso, te explicaremos el método genérico para prepararlas, y más adelante; te enseñaremos paso a paso a preparar las papillas de frutas más recomendadas para los bebés según su edad. Los pasos que debes seguir son:

  1. Asegúrate que las frutas y vegetales que vayas a utilizar estén bien lavadas.
  2. Ahora deberás pelar, quitar la concha o la cáscara según sea el caso. Es decir, debes quedarte solo con el corazón de la fruta.
  3. Pica la fruta en trozos más pequeños y colócalos en un licuadora. Debes mezclar bien y asegurarte que no quedan grumos que puedan ser difíciles de tragar para el niño. Además, ten en cuenta que mientras más grande sean los grumos de fruta que queden, más lento será la digestión del infante.
  4. Una vez que la mezcla este preparada, debes dársela al niño. Mientras más tiempo pase desde el momento que preparaste la papilla hasta que el niño se alimente, será mayor la cantidad de nutrientes y vitaminas que se perderán. Esto se debe a que la fruta una vez pelada o picada, comienza a oxidarse al entrar en contacto con el aire.

Por ende, no es recomendable hacer grandes cantidades de papilla para luego almacenarlas. Además, al hablar de frutas y verduras, no olvides que tienen un tiempo de descomposición mayor al de la mayoría de los alimentos que consumimos normalmente. Así que puedes enfermar al niño si lo alimentas con una papilla que tiene mucho tiempo de haber sido preparada.

Para dar mayor gusto a las papillas, se pueden complementar agregando unas dos o tres cucharadas de cereales sin gluten. Aunque ojo: Se recomienda que los cereales sean sin gluten hasta su sexto mes de vida y luego de ahí, si se puede alimentar de cereales con gluten. Pero debes tomar en cuenta el gusto y las preferencias de tu bebé, así como las indicaciones de tu médico pediatra.

De hecho, te debes asesorar con él ante de comenzar a suministrarle estos complementos alimenticios a tu niño. Ya que será el médico quien te indique si está listo o no para comenzar a consumir papilla de frutas y de que tipo. Con el tiempo, el mismo médico te aprobará e indicará que le agregues trozos de galleta a las papillas. No es recomendable colocar galletas sin la autorización del pediatra.

En cuanto a la selección de las frutas a utilizar, siempre se recomienda que sean frutas maduras. Ya que facilitan su digestión y tienen una mayor carga nutricional. Otra opción para preparar la papilla de frutas, consiste en ponerla a hervir por uno o dos minutos en agua para ablandarla y hacerla aun más fácil de digerir para el niño. Esto también favorece al sabor, ya que aumenta el gusto de la papilla para aquellos bebés reacios a consumir la papilla de fruta.

Debes tener cuidado y un control de las frutas que le des a tu bebé, ya que puede sufrir una reacción alérgica. Lamentablemente, es imposible predecir en que momento ocurrirá o debido a que alimento. Pero si se puede corroborar cual es la fruta que lo origino si se esta pendiente, de esta forma; evitar que vuelva a ocurrir en un futuro.

Cuando le suministres nuevos alimentos a tu bebé, asegúrate que solo a comido un alimento nuevo por unos días. De esta forma, si llega a tener alguna reacción alérgica, puedes corroborar que efectivamente se deba a la fruta que recientemente consumió. Por el contrario, si en la mañana le das un papilla de pera, en el almuerzo una de cambur y en la noche una de manzana; se complica determinar cual fue la fruta que provoco la reacción.

Las primeras frutas que se recomiendan utilizar para la preparación de las primeras papillas son las manzanas, las peras y el plátano. Por cierto, es importante destacar que la papilla de frutas no remplaza de ningún modo a la leche materna. Por ende, se habla de este alimento como un complemento.

Preparar Papilla Según la Edad del Bebé

Otro aspecto que se debe considerar al momento de preparar un tipo específico de papilla, es la edad del niño. Por esta razón, a continuación te explicaremos a detalle como preparar distintas papillas de fruta según la edad cronológica de tu bebé.

Te puede interesar leer también sobre Derecho a Tener una Familia.

Papilla de Frutas Para Bebés de 5 o 6 Meses

A continuación te indicaremos las papillas más recomendadas por los pediatras, para alimentar a los bebés de cinco a seis meses de edad:

Papilla de Manzana y Pera

Como el nombre lo indica, la base de estas papillas son manzana y pera. El proceso de preparación es igual para cada una de ellas. y los ingredientes que necesitarás son:

  • Una manzana o una pera.
  • Una naranja.
  • Agua.

Si tu médico te lo autoriza, puedes agregar a la mezcla una galleta o una cucharadita de cereales sin gluten, para evitar el posible riesgo de una reacción alérgica. También se le puede colocar un pedazo de plátano a la mezcla.

Preparación:

Los pasos que debes seguir son los siguientes:

  1. Lo primero que debes hacer, es lavar las peras y las manzanas que vayas a utilizar.
  2. Debes quitarles la cubierta y picarla en trozos más pequeños.
  3. Coloca los trozos de pera o manzana en una taza con un poco de agua y haz que hiervan por uno o dos minutos a fuego medio. Esto hará que la fruta se descomponga y parezca una pasta. Retira el excedente de agua.
  4. Para finalizar, agrega el jugo de naranja y vierte todo en la licuadora. Una vez que haya quedado licuado, ya estará listo para servirle a tu bebé.

También puedes hacer una papilla mezclada de manzana y pera.

Papilla de Mandarina, Plátano y Pera

Esta papilla consiste en una combinación de estas tres frutas: mandarina, plátano y pera. Para los bebés puede resultar algo aversiva al principio, por el sabor cítrico de la mandarina. El cual debe ser novedoso para ellos la primera vez que lo prueban. Debes esperar a que el médico te indique que le puedes dar esta papilla de frutas al niño. Esta papilla es rica en fibra, potasio, vitamina C, y es excelente para mejorar la hidratación del niño. Los ingredientes que necesitarás son:

  • Dos peras.
  • Un plátano.
  • Una Mandarina.
  • Agua potable.
  • Si el médico te lo autoriza, puedes agregarle una galleta libre de gluten para añadir a la mezcla.

Preparación:

Solo debes hacer lo siguiente:

  1. Asegúrate de lavar bien todas las frutas. Luego debes pelar la pera, la mandarina y el plátano.
  2. Una vez que tengas todas las frutas limpias, pícalas en pedazos y coloca la manzana picada en un bol. Agrega a ese recipiente un poco de agua y ponla a hervir por uno o dos minutos. En este tiempo la manzana se ablandará. Retira el excedente de agua.
  3. Ahora debes colocar el plátano en la batidora y triturarlo. Asegúrate que no queden grumos. Una vez que hayas terminado, agrégalo al bol con las peras y las manzanas, luego mezcla todo.
  4. Agarra la mandarina y exprímela, asegúrate de remover todas las pepas que tenga. Ahora agrega el jugo a la mezcla y revuelve todo hasta que tengas una crema uniforme. Solo queda darle de comer al bebé.

Papilla de Plátano, Manzana y Mandarina

Esta papilla de frutas es bastante similar a la anterior, con la diferencia que en vez de utilizar pera, usamos naranja. Los ingredientes que utilizaras son:

  • Una mandarina.
  • Un plátano.
  • Una manzana, puede ser roja, amarilla o verde.
  • Agua potable.
  • Si tu médico lo autoriza, puedes agregar una galleta sin gluten.

Preparación:

Los pasos que debes seguir son los siguientes:

  1. Lava todas las frutas que vayas a utilizar. Luego quilates la cubierta y pica en trozos el plátano y la manzana. Posteriormente colócalos en un envase aparte.
  2. Extrae el jugo de la mandarina con mucho cuidado, para no dejar las pepas.
  3. Calienta el plátano y la manzana en una olla con un poco de agua potable, y deja que hierva por uno o dos minutos.
  4. Junta todo en una licuadora y revuelve hasta que no queden grumos. Listo, ya le puedes servir esta papilla de frutas a tu bebé.

Si te ha gustado lo que haz leído hasta el momento, te puede interesar también: 50 Frases de Motivación para Niños.

Papilla de Plátano, Pera y Naranja

A tu bebé le encarará esta rica papilla de frutas que ademas, es muy nutritiva. Para hacerla, solo necesitas de los siguientes ingredientes:

  • Dos plátanos.
  • Una pera.
  • Una naranja.
  • Agua potable.
  • Puedes agregar una galleta o una cucharada de cereales, siempre y cuando tu médico te lo autorice.

Preparación:

La preparación es bastante sencilla, solo debes seguir estos pasos:

  1. Lava todas las frutas que vayas a utilizar.
  2. Ahora remueve la cubierta de todas las frutas y pícalas en pedazos. Menos con la naranja, para ella, debes exprimirla y extraerle el jugo con mucho cuidado de no pasar las pepas.
  3. Coloca los trozos de pera y plátano en una olla con agua potable, ponlos a calentar a fuego lento hasta que hierva por uno o dos minutos.
  4. Para finalizar, agrega la fruta en la licuadora junto con el jugo de naranja y revuelve todo hasta que quede una mezcla uniforme sin grumos. Una vez hecho esto, ya tendrás listo tu papilla de frutas.
  5. Como paso opcional, puedes agregar una galleta o una cucharada de cereales sin gluten. Pero solo con la aprobación de tu pediatra.

Papilla de Frutas Para Bebés con Más de 9 meses

Como indicamos anteriormente, la edad juega un papel importante en la cantidad y el tipo de alimento que el niño puede digerir sin problema. Ingerir algunas frutas antes de los nueve meses incrementa la probabilidad de que el niño sufra una reacción alérgica. Por este motivo, debes evitar preparar cualquiera de las siguientes papillas de frutas que te indicaremos a continuación. De hecho, incluso aunque el niño supere este rango de edad, te aconsejamos que te asesores con tu pediatra al respecto y que sea él quien de la autorización.

Por otro lado, su cuerpo está mejor adaptado a las distintas sensaciones y texturas que el mundo le ofrece. Ha sido capaz de experimentar distintos sabores, olores y texturas. De manera que los alimentos novedosos resultan menos agresivos para él. Es más abierto a aceptar nuevas sensaciones. Como lo pueden ser por ejemplo, los sabores ácidos o amargos.

En cuanto a las galletas o cereales con gluten, no se recomienda su uso sin autorización médica. A esta edad el infante aun se encuentra muy pequeño para consumir alimentos con gluten. Dicho esto; a continuación te dejamos con algunas recetas de papillas de frutas que puedes realizar para alimentar a tu bebé con más de nueve meses.

Otra artículo que te puede resultar de utilidad es: Cosas necesarias para un bebé recién nacido.

Papilla de Uva, Manzana y Pera

Nuestro niño esta creciendo, con el desarrollo de su cuerpo, significa que ya es capaz de tener una dieta más variada e ir probando nuevas frutas y vegetales. Esta papilla de uva, manzana y pera es bastante sabrosa y de seguro le encantara a tu bebé. Solo necesitas de:

  •  Una pera.
  • Diez uvas: debes remover las semillas para poder utilizarlas.
  • Una manzana.
  • Una naranja.
  • Agua potable.
  • En caso de que el médico lo apruebe, puedes utilizar una galleta o unas cucharadas de cereal sin gluten.

Preparación:

Para hacer esta papilla de frutas, solo debes seguir los siguientes pasos:

  1. Asegúrate de lavar bien la pera y la manzana. Luego quilates la piel y pícalos en pedazos pequeños.
  2. Lava las uvas y pícalas por la mitad para extraer las semillas que posean. Hazlo con cuidado para corroborar que no queden semillas.
  3. Coloca en una olla con agua potable toda la fruta y ponla a hervir a fuego lento por unos dos minutos. Al finalizar, observaras como la fruta se ha desecho, adquiriendo la textura de una compota.
  4. Coloca toda la fruta en una licuadora y retira el exceso de agua.
  5. Agarra la naranja, quilate la concha y exprime el jugo con mucho cuidado para no dejar pasar alguna semilla. Una vez que tengas el jugo agrégalo a la licuadora.
  6. Ahora solo resta licuar el contenido y al finalizar tendrás la papilla de uva, manzana y pera.

Si la papilla queda demasiado líquida, puedes agregar a la mezcla algunos gajos de naranja o galletas y cereales sin gluten para darle más consistencia. Aunque es importante hablar con tu médico primero, para que autorice el uso de alimentos sin gluten.

Papilla de Kiwi, Manzana y Melón

La principal razón por la que esta papilla de frutas no se le puede dar a niños más pequeños, es por la gran cantidad de personas que terminan siendo alérgicas al melón o al kiwi. Por ende, siempre es recomendable consultar con tu médico ante cualquier eventualidad. En todo caso; lo que necesitas para preparar esta receta es:

  • Una manzana.
  • Un kiwi.
  • Una pedazo de melón.
  • Una naranja.
  • Dependiendo de las instrucciones de tu médico, puedes utilizar una galleta o varias cucharadas de cereales sin gluten.

Preparación:

Lo único que debes hacer es lo siguiente:

  1. Lava todas las frutas, luego retira sus conchas y sus respectivas semillas.
  2. Una vez que tienes toda la fruta picada, utiliza un triturador o un tenedor para moler la fruta. Nuestro consejo es que lo hagas en una trituradora, pero también lo puedes hacer con una licuadora o a mano. Aunque este caso, debes asegurarte de que no queden grumos grandes, ya que puede dificultar el proceso de tragar la comida del niño. Para corroborar que los grumos no son tan grandes, puedes utilizar un pasapurés.
  3. Pela la naranja y extrae su juego con cuidado, para evitar que se cuelen algunas semillas. Ahora agrega el jugo a nuestra papilla. Debes tratar de que su consistencia sea similar al de una compota.
  4. Si el médico lo autoriza, puedes agregar una galleta o varias cucharadas de cereales sin gluten a la mezcla (recuerda pasarlo por la licuadora para que no queden grumos).

Papilla de Mango, Plátano y Sandía

La sandía es una fruta excelente para darle al niño en temporada de calor. Ya que refresca muchísimo. Por otro lado, es muy útil para la hidratación debido a su alto contenido de agua. Los ingredientes que necesitas son:

  • Un pedazo de sandía.
  • Un mango.
  • Un plátano.
  • Una naranja.
  • Como ingrediente opcional, puedes agregar una galleta o unas cucharadas de cereales sin gluten. Pero solo con la aprobación de tu médico.

Preparación:

Para esta receta, sigue estos pasos una vez que tengas los ingredientes:

  1. Lava bien las frutas y retira su concha y semillas: Para el caso del mango, quita la piel y retira la carne de la pepa, con el plátano retira la piel y con el melón remueve todas las semillas y su piel. Luego pica la frutas en trozos pequeños.
  2. En el caso de la naranja, pelada y exprime para obtener el jugo, con cuidado de no agregar las semillas.
  3. Coloca toda la fruta en la licuadora junto con el jugo y mezcla todo. Asegúrate que no quede con grumos y que su consistencia sea la de una compota. También puedes utilizar un pasapurés. Si puedes utilizar la galleta o los cereales, introduce junto con la fruta al momento de licuar. Si la mezcla queda muy líquida, puedes agregar gajos de naranja para espesar la mezcla.

Papilla de Manzana, Naranja y Mango

Se recomienda que los niños comiencen a probar esta papilla luego del noveno mes, aunque algunos médicos pueden sugerir que se espere hasta que transcurra el año. Al igual que otras papillas de frutas de esta categoría, se debe a la posibilidad de contraer una reacción alérgica. Los ingredientes que necesitaras son:

  • Una manzana.
  • Un mango.
  • Una naranja.
  • Agua potable.
  • En caso de contar con la aprobación de tu médico, puedes agregar una galleta o algunas cucharadas de cereales sin gluten.

Preparación:

Para hacer esta papilla de frutas solo debes seguir los siguientes pasos:

  1. Asegúrate de lavar bien todas las frutas. Luego, debes quitarle la concha y la pepa al mango; pelar la naranja y quitarle la piel a la manzana.
  2. Ahora debes picar en trozos pequeños el mango y la manzana. La naranja en cambio, debemos extraerle el jugo evitando que se cuelen las semillas.
  3. Coloca la fruta en la licuadora junto con el jugo de naranja y las galletas (en caso de que el médico te lo haya autorizado). Luego mezcla todos los ingredientes buscando obtener una consistencia similar a la de una compota. Si la papilla te queda muy líquida, puedes agregar algunos gajos de naranja para que quede más espesa.
  4. Una vez que hayas finalizado de mezclar, te recomendamos pasar el contenido por un colador para quitar los residuos o grumos que hayan quedado. Finalizado este paso, tu papilla de manzana, naranja y mango esta lista para ser servida.

PAPILLA DE FRUTAS

Papilla de Manzana, Sandía y Pera

Cualquier papilla que tenga sandía es perfecta para esos días de calor. Gracias a su capacidad refrescante e hidratante. Los ingredientes que necesitarás son:

  • Una Pera.
  • Una Mandarina.
  • Una rodaja de sandía.
  • Una manzana.
  • Agua potable.
  • Puedes complementar con galleta o colocar un poco de cereales sin gluten. Aunque se recomienda consultar con tu médico antes.

Preparación:

Para preparar esta rica papilla de frutas solo debes seguir estos sencillos pasos:

  1. Asegúrate de lavar bien todas las frutas que vayas a utilizar. Esto se hace para disminuir la probabilidad de que la papilla contenga residuos que puedan ser nocivos para la salud del bebé.
  2. Ahora quita la cubierta de las frutas: asegúrate que la sandía, la manzana y la pera no tengan semillas. Luego, pícalas en trozos pequeños.
  3. Calienta la manzana y la pera en agua hirviendo a fuego lento por unos pocos minutos para ablandarla.
  4. Pela la mandarina y exprime todo el jugo que puedas, teniendo cuidado de que no caiga ninguna semilla.
  5. Ahora coloca toda la fruta en una licuadora y mezcla. Lo ideal es que la papilla tenga la consistencia de una compota. Si queda muy densa, puedes agregarle un poco de agua. Por el contrario, si queda muy líquida, puedes colocar algunos gajos de mandarina a la mezcla.
  6. Por último, agrega la galleta o los cereales sin gluten (en caso de que aplique).

Si te ha gustado lo que haz leído hasta este momento, te puede interesar también: Bebé de 6 Meses.

PAPILLA DE FRUTAS

Papilla de Naranja, Pera y Ciruela

Además de sabrosa, esta papilla es especialmente útil para aquellos momentos en los que tu bebé sufra de estreñimiento; debido a las propiedades digestivas de la ciruela, así como el alto contenido de fibra que poseen cada una de estas frutas. Aunque ten cuidado, ya que si el infante consume grandes cantidades de esta papilla, puedes provocar que evacue con una mayor frecuencia de lo que debe.

Para hacerla, solo necesitas de los siguientes ingredientes:

  • Una naranja.
  • Una Pera.
  • Agua potable.
  • Dos ciruelas rojas.
  • En caso de que el médico lo haya aprobado, galletas o cereales sin gluten.

Preparación:

Los pasos que debes seguir para hacer esta rica papilla de frutas es:

  1. Lava bien todas las frutas. Luego corta las ciruelas y retira la semilla. Haz lo mismo con las manzanas, aunque debes quitarle la piel también. En el caso de la mandarina, la tienes que pelar y luego exprimir para extraer el jugo evitando que se cuele alguna semilla.
  2. Coloca la manzana y la ciruela en una olla con un poco de agua, y ponla a calentar a fuego lento por unos poco minutos para que se ablande. Al finalizar, retira el excedente de agua.
  3. Ahora debes colocar todos los ingredientes en una licuadora y mezclar todo. Aunque también sirve si utilizas una trituradora. Lo que importa, es que la mezcla no quede ni muy líquida, ni muy sólida. Al finalizar, pasa la mezcla por un colador para retirar los posibles grumos que hayan quedado y ya esta lista tu papilla para ser servida. En caso de que el médico te haya indicado que puedes utilizar las galletas sin gluten o los cereales, debes agregarlos en la mezcla al momento de batir.

PAPILLA DE FRUTAS

Papilla de Frutas Para Bebés con Más de 12 meses

A partir de esta fecha, disminuye el riesgo de que el bebé reaccione de forma negativa a la mayoría de las frutas y vegetales. Por ende, se incrementan la cantidad de sabores y papillas de frutas que puedas preparar. Además, cabe destacar que puedes continuar alimentándolo con cualquiera de las recetas mencionadas en apartados anteriores.

Ya con el año de vida, los médicos dan libertad a las madres para que sus bebés puedan consumir alimentos que contenga fresas, kiwi, melocotón, entre otras frutas que suelen ser las de mayor riesgo alérgico.

Por otro lado, tienes mayor libertad para crear tu misma nuevas papillas. Aunque si no estás segura de lo que estas haciendo, descuida; que a continuación te dejamos algunas recetas adicionales para utilizar y complementar la alimentación y nutrición de tu bebé.

PAPILLA DE FRUTAS

Papilla de Fresa, Kiwi y Plátano

Acá tienes una de las mezclas con el sabor más exótico de toda la lista que hemos indicado hasta el momento. El sabor de la fresa y el kiwi es muy particular por su combinación de ácido con dulce. De modo que al presentárselo por primera vez al niño, puede que le guste, como puede que no. Pero por lo general, les encanta y es toda una experiencia de sabor para el niño. Los ingredientes que necesitarás son:

  • Tres o cuatro fresas, dependiendo del tamaño.
  • Un kiwi.
  • Un plátano.
  • Una naranja.
  • Agua potable.
  • Una galleta o cereales sin gluten. Para esta edad ya el niño debería estar en la capacidad de comer estos alimentos, pero en todo caso; primero consulta con tu médico.

Preparación:

Una vez reunidos los ingredientes, vas a hacer lo que te indicamos a continuación:

  1. Lava todas las frutas que vayas a utilizar.
  2. Pela el kiwi y quítale las semillas, luego pica las fresas en pedacitos.
  3. Coloca las fresas y el kiwi en una olla con agua, y ponla a hervir a fuego lento por unos poco minutos.
  4. Pela el plátano y la naranja. Pica el plátano en pedacitos y extrae el jugo de la naranja con cuidado de no agregar semillas.
  5. Ahora introduce toda la fruta en la licuadora y haz un mezcla. La cual, debe tener la consistencia similar al de una compota. Asegúrate que quede homogéneo y sin grumos. Para estar seguro, cuela el contenido para remover residuos de las pepitas de las fresas o grumos muy grandes que hayan quedado. Hecho esto, tu papilla de frutas estará lista para ser servida.

Papilla de Melocotón, Kiwi y Pera

El melocotón es otra fruta a la que algunos bebés son alérgicos frecuentemente. Razón por la que no se recomienda que la consuman antes del año de edad; y al hacerlo, se debe consultar con tu médico primero. Los ingredientes que necesitas para preparar esta papilla de frutas son:

  • Un melocotón.
  • Una pera.
  • Un kiwi.
  • Una mandarina.
  • Agua natural.
  • Si el pediatra lo aprueba, puedes agregar una galleta o cereales libre de gluten.

Procedimiento:

Los pasos que debes seguir para preparar esta papilla de melocotón, pera y kiwi son:

  1. Primero debes lavar bien todas las frutas.
  2. Debes quitarle la concha y las semillas a cada una de ellas, para luego picar toda la fruta en pequeños pedazos. En el caso de la mandarina, una vez que la hayas pelado debes extraer el jugo.
  3. Ahora tienes que colocar toda la fruta en una licuadora y hacer una mezcla. Es importante que su consistencia sea similar a la de una compota. Si lo deseas, puedes cocinar con agua a fuego lento las frutas por unos minutos para ablandarlas un poco. Solo uno o dos minutos debe hervir la fruta.
  4. Una vez que la papilla este licuada, debes pasarla por un colador para quitar todos los grumos que queden. Después de hacerlo, tendrás la papilla lista para ser servida.

Te recomendamos leer Estreñimiento en el Bebé, tema que te puede resultar bastante útil.

PAPILLA DE FRUTAS

Papilla de Pera, Fresa y Mango

Esta es otra papilla muy sabrosa para los bebés. Así que te recomendamos prepararla. Lo único que necesitas es:

  • Una pera.
  • Tres fresas.
  • Un mango.
  • Una mandarina.
  • Agua potable.
  • Una galleta o varias cucharadas de cereales sin gluten. Aunque te aconsejamos utilizar este ingrediente luego de que tengas la aprobación de dárselo a tu bebé por tu médico.

Preparación:

Para hacer esta rica papilla solo debes seguir estos sencillos pasos:

  1. Debes lavar bien las frutas.
  2. Ahora debes quitarle la concha y las semillas, para luego picarla en trozos pequeños. En el caso de la mandarina, la debes pelar y luego exprimir para extraer el jugo.
  3. Una vez que tengas toda la fruta picada, debes ponerla en una olla a cocinar a fuego lento hasta que hierva por uno o dos minutos.
  4. Ahora tienes que agregar todo el contenido de la olla en una licuadora junto con el jugo de mandarina. Licua y haz una mezcla uniforme y sin grumos y que tenga una consistencia similar a la de una compota. Al finalizar, pasa toda la papilla por un colador para retirar los trozos que sean demasiado grandes y listo, ya tendrás la papilla para servir. En caso de que vayas a utilizar las galletas o el cereal sin gluten, debes colocarlo en la licuadora junto con las frutas.

PAPILLA DE FRUTAS

Papilla de Melocotón, Manzana y Melón

Esta papilla de frutas es otra opción saludable para alimentar y nutrir a tu bebé luego de superar el año de edad. Por otro lado, el melocotón y el melón son dos frutas que no se le debe suministrar al niño antes de haber cumplido el año de edad por motivos de seguridad. Ya que puede tener un reacción alérgica a ellas. Por ende, se recomienda visitar al médico y preguntarle si el niño ya puede ingerir estos alimentos.

Para prepara esta receta requieres de los siguientes ingredientes:

  • Una naranja.
  • Un melocotón.
  • Una manzana.
  • Una rodaja de melón.
  • Agua potable.
  • Puedes agregar una galleta sin gluten en caso de que lo desees. Pero al igual que con el melón y el melocotón, se recomienda preguntar a tu pediatra si el niño ya puedes consumir este alimento.

Preparación:

A continuación te indicamos los pasos de forma detalla, que debes seguir para hacer esta riquísima papilla:

  1. Para empezar, lava bien todas las frutas que vayas a utilizar.
  2. Ahora quita la piel o la concha de cada una de las frutas y remueve todas las semillas, para luego picarlas en trozos pequeños. Aunque en el caso de la naranja, una vez que la hayas pelado, debes exprimirla para sacarle el jugo; evitando que caigan las semillas.
  3. Coloca toda la fruta en una licuadora y mezcla hasta que tengas un contenido uniforme parecido al de una compota. Si la consistencia es muy líquida, puedes agregar algunos gajos de la naranja para espesar la papilla. En caso de usar las galletas, también deberás colocarlas en la licuadora.
  4. Para finalizar, solo debes pasar el contenido por un colador para asegurar que no hayan quedado grumos en la mezcla y listo. Ya puedes servirle al niño su rica papilla de melocotón, con manzana y pera.

PAPILLA DE FRUTAS

Beneficios de la Papillas

Ya hemos mencionado alguno que otro beneficio de las papilla de frutas al inicio del artículo. Pero a continuación te enumeramos todas las ventajas que posee de forma detallada:

  • Es la mejor alternativa alimenticia que puedes utilizar, cuando quieras comenzar a complementar la nutrición de tu bebé que se basa netamente en la leche materna o de fórmula.
  • Te permite comenzar a educar a tu hijo sobre el uso de los cubiertos.
  • Es excelente para su salud y desarrollo, ya que agrega una cantidad de vitaminas y minerales que son esenciales para su cuerpo que esta en crecimiento.
  • Las frutas son ricas en antioxidantes y micronutrientes que lo ayudan a prevenir enfermedades como la obesidad o problemas cardiovasculares,
  • Para el niño, resulta toda una experiencia novedosa tener que probar este nuevo alimento que contiene nuevos sabores y texturas. Ideal para su paladar.
  • Gracias al alto contenido de agua que posee, es perfecto para su hidratación.
  • Las frutas son ricas en fibras, lo que ayuda a prevenir problemas de estreñimiento en los niños.

PAPILLA DE FRUTAS

Consejos Adicionales

A continuación, te indicamos algunos consejos que pueden resultar de utilidad al momento de preparar las papillas de frutas, para alimentar al niño, aspectos de higiene, entre otras cosas:

  • Una forma de garantizar la calidad de la papilla de frutas que vayas a preparar, es asegurarte que las frutas y verduras que desees utilizar se encuentran en optimas condiciones. Esto implica que estén libres de parásitos y sean frutas maduras: que no estén pasadas ni muy verdes.
  • Existe una infinidad de papillas de frutas que puedes preparar. Pero esto no significa necesariamente que debas hacerlas. Piensa en el tipo de combinación y mezcla que puedes hacer, recuerda que no solo se trata de los componentes nutritivos, sino también del sabor. Mientras menos sabor tenga la papilla que prepares, más reacio será el niño a comerla. Usa mezclas como naranja o plátano, pera y manzana, etc.
  • Siempre que vayas a utilizar una fruta, recuerda que debe estar bien lavada y pelada. Esto sirve para garantizar que no haya residuos que puedan intoxicar al niño y lo enferman.
  • Siguiendo la pauta del punto anterior, también debes extraer las semillas de las frutas que vayas a utilizar o cualquier otro componente solido que posea (como pepitas o huesos), que pueda impedir la digestión de la papilla o su paso por el tracto digestivo.
  • Para garantizar que la fruta sea fácil digerir, se recomienda ponerla a hervir en fuego lento por uno o dos minutos. También sirve si las coces al vapor.
  • Debes evitar utilizar cualquier tipo de azúcar o colorante artificial.
  • Luego de pasar la papilla por la licuadora, se recomienda colarla para quitar aquellos trozos o grumos que sean muy grandes y puedan ser incómodos para tragar. Esto es especialmente útil, en aquellos casos en los que trituras la fruta y no la licuas.
  • Puedes servirle la papilla en un plato hondo para ayudar a que se enfríe, se acostumbre a comer sin el biberón y se adapte a comer en la mesa utilizando los cubiertos. Pero si lo haces, ten en cuenta que probablemente quiera agarrar la papilla con la mano; así que toma precauciones. Usa un mantel de plástico que sea fácil de limpiar y asegúrate de cubrir al bebé con un pañuelo para evitar que se ensucie.

PAPILLA DE FRUTAS

La cantidades de fruta y agua pueden variar un poco según tu gusto. Lo importante es que la consistencia de la papilla se asemeje al de una compota. Si queda muy líquida significa que tiene demasiada agua, mientras que al estar más pastosa significa que tiene demasiada fruta y poca agua.

Uno de los mejores consejos que te podemos dar, es que tengas paciencia. Puede ocurrir que al niño no le agrade el sabor de la papilla que preparaste, o que no le guste comer con cubiertos. En ambos casos, debes ser paciente y seguir probando. Intenta que el momento de la comida sea un espacio agradable para él, invitalo a jugar. También puedes utilizar frases como “aquí viene el avión” o “anda, come esta por mamá”, etc.

La ventaja de tener una gran variedad de papillas para preparar, es que no debes hacer siempre la misma. Por ende, no te sientas presionado si no consigues las frutas que necesitas para hacer una. Revisa las opciones que tienes en la frutería, verifica la calidad de las frutas que hay en existencia y a partir de ahí, escoge la que mejor se adecue a tus necesidades y a los gustos del bebé.

Si te ha gustado este artículo, entonces te puede resultar igualmente útil: Bebé de 4 meses.

Deja un comentario