¿Qué hacer en caso de bullying?, medidas a tomar y más

La presente disertación trata sobre ¿qué hacer en caso de bullying?,  tema de interés debido al elevado índice de individuos, en especial niños y adolescentes que son víctimas de maltrato físico y verbal que es preciso detener. De ahí, que en este artículo se sugieren medidas  prácticas para actuar al respecto. Te invitamos leerlo y así descubrirás las acciones más apropiadas que deberás aplicar.

¿Qué hacer en caso de bullying?

¿Qué hacer en caso de bullying?

El bullying se define como una acción de intimidación que realiza una persona o varias para con otra. Generalmente las víctimas más frecuentes de este maltrato son niños y adolescentes, quienes se enfrentan a agresiones violentas o burlas.

Este acoso que sufre un elevado número de individuos a nivel mundial, se manifiesta de diferentes formas y maneras, trayendo consigo consecuencias graves para la salud física y psicológica de las víctimas sometidas a cualquiera de las vejaciones caracterizadas como bullying. Te invitamos leer sobre las causas del bullying.

Ahora bien, existen diferentes acciones personales, familiares y escolares que desencadenan en bullying, donde generalmente la víctima no posee habilidades o maneras para defenderse ante su agresor o agresores, haciéndole sentir mal de tal manera, que es intimidado hasta ser sometido, vejado e incluso agredido.

En este artículo se expone qué hacer en caso de bullying, como una forma de brindarles a los padres, docentes, adolescentes, niños y público en general, acciones prácticas para actuar en caso de que sea víctima, testigo u observe situaciones donde se agreda y minimice la condición del ser humano.

El bullying escolar

Generalmente, los casos de bullying son más visibles en las instituciones escolares que albergan una elevada matrícula estudiantil, porque el control y vigilancia se dificulta.

El acoso en este ámbito se caracteriza por amenaza, irrespeto, humillación, exclusión entre otros que  generan violencia verbal, de burla e incluso agresión física.

Hay indicios que advierten cuando un niño es víctima de acoso, entre las cuales se puede señalar que pierde el interés por asistir a clases, experimenta malestar, no desea levantarse de la cama, no culmina las actividades, entre otras actitudes para quedarse en casa y mantenerse alejado del contexto escolar, donde está siendo sometido a algún tipo de acoso.

Sin embargo, pocas veces cuentan a sus padres que son víctimas de bullying, es decir, están siendo intimidados u hostigados por parte de sus pares. Tampoco, le comentan que son agredidos  tanto  física como verbalmente.

Ante tales escenarios, es preciso señalar los elementos que caracterizan al acoso en la escuela, con la finalidad de precisar qué hacer en caso de bullying escolar, una vez que tengas la información pertinente al respecto, lo que facilitará la implementación de herramientas válidas para frenar este flagelo que se incrementa a diario.

Características del bullying

En el contexto escolar se evidencia diferentes casos de bullying, donde muchos niños y adolescentes se ven sometidos a amenazas, daños a sus pertenencias, hurto, burlas, insultos, aislamiento, calumnias hacia su persona, humillación e incluso agresiones personales.

¿Qué hacer en caso de bullying?

Los niños y/o jóvenes sometidos a acoso escolar de forma pública, ante la presencia de espectadores quienes se regocijan del espectáculo, sienten placer con el agravio que hacen hacia sus compañeros, además se unen con el acosador para seguir agrediéndoles. Aunque muchos compañeros, se integran a los acosadores para desviar el interés de ellos y evitar, ser agredidos. Te invitamos leer sobre castigos para niños.

El acoso escolar ha existido en todas las épocas, pero en la actualidad las situaciones de acoso se incrementan de manera desmedida y lo que en tiempos anteriores se hacía de forma oculta, hoy la agresión y maltrato se escenifica de manera pública. Aspectos, que ponen de manifiesto la necesidad de adoptar medidas para saber qué hacer en caso de bullying.

En otras palabras, en la actualidad se deben asumir acciones preventivas, porque ahora son evidentes, públicas y notorias las situaciones de acoso, que eran difíciles de visualizar en el pasado, pues se abordaban de forma secreta, clandestina e ignorada por los adultos, como padres y docentes. Se aplicaba lo que se denominaba la ley del silencio en agresores y agredidos.

Tales acciones, son por tanto, una forma negativa de sentirse importante y hacerse notar ante los demás. En tal sentido, se obvian las formas genuinas y legales para alcanzar el éxito a través del manejo creativo de sus actitudes y aptitudes intelectuales, sociales, físicos u otros talentos que puedan exhibir ante los demás.

Lo que no se debe hacer ante el acoso

La mayoría de los acosadores muestran ante sus víctimas patrones de conductas disruptivas e inadecuadas. Es decir, alejadas de la generosidad, la integración, el respecto y la aceptación del otro como así mismo. Ahora bien, al preguntarse ¿qué hacer en caso de bullying?, hay que considerar que en la sociedad en general, como en la comunidad escolar, muchos niños y jóvenes para alcanzar el prestigio cometen bullying.

En muchos casos, tales acciones de acoso hacia uno o más compañeros en las instituciones educativas, se consideran creencias socioculturales. Razones por las cuales, se visualizan como naturales, por lo que no se impiden o limitan. La mayoría de los casos de acoso quedan impunes, sin castigo. Trayendo como consecuencia daños psicológicos en las víctimas, que probablemente perduren para toda su vida.

A ello, se agrega que los adultos pocas veces perciben la situación y en otros casos, la ignoran y minimizan lo complejo de la realidad en los casos de bullying. Te invitamos leer sobre  doble personalidad.

En este sentido, los padres de hijos que padecen de bullying no intervienen, pues visualizan la situación como un hecho normal, propio de los niños y adolescentes, asumen que tales hechos son imprescindibles para que los chicos aprendan a vivir y defenderse.

Reflexionar sobre el acoso escolar

Si usted se pregunta ¿Qué hacer en caso de bullying?, pues lo planteado en el párrafo anterior es lo que debe eliminar de sus pensamientos y además reflexionar como adulto responsable, para que los pequeños adopten una conducta positiva ante los demás y consigo mismos, caracterizada por los valores humanos.

No obstante, hay adultos que tienen una concepción errada de lo que significa enseñar los comportamientos sociales. Además, critican a los pequeños cuando delatan a su agresor o manifiestan sentirse atemorizados. A tales situaciones de acoso, se les resta importancia, considerándolo como una necesidad de llamar la atención.

La realidad planteada es vista como una forma de actuar normal entre los chicos. De ahí, que tales acontecimientos se conciben como hechos sin trascendencia, que no afecta el desarrollo de las actividades escolares. En este aspecto, no se reflexiona sobre las posibles consecuencias psicológicas, físicos o emocionales que puede afectar a la víctima para toda la vida.

¿Qué hacer en caso de bullying?

Atendiendo a lo anterior, se tiene que en las escuelas generalmente los agresores o los que propician bullying a sus compañeros, son en su mayoría varones, aunque también existen niñas que asumen este tipo de comportamientos, pero ellas intimidan, humillan y acosan de manera verbal.

En tal sentido, ¿qué hacer en caso de bullying? Pues primeramente aceptar que esta es una realidad, la cual tiene que cambiar y  hay que asumir medidas que minimicen las situaciones de acoso que a diario sufren muchos estudiantes.

Realidad que es evidente en los primeros años de la escuela secundaria donde estudios demuestran que muchas víctimas de acoso han sido capaces de suicidarse o sus agresores han cometido suicidio. Situación que debe evitarse.

Perfil del acosador escolar y de la víctima

No hay que esperar la pérdida de una vida humana para saber ¿qué hacer en caso de bullying?. Los adultos han de asumir con responsabilidad acciones que eviten hechos tan graves y a su vez, minimicen el acoso escolar. Por otra parte, hay que reconocer el perfil del acosador escolar y el de la víctima, pues en ambos casos no todos notan que cumplen ese rol.

Igualmente, cualquiera puede ser espectador. en este sentido, todos son agentes de importancia trascendental en la búsqueda de soluciones al acoso escolar.

La afirmación se centra en el hecho de que sin público no hay espectáculo. Por ello, al no ser protagonistas de situaciones de acoso, la problemática tiende a disminuir. Además, los adultos deben intervenir directamente para hacerles reflexionar y evitar su presencia ante cualquier eventualidad abusiva para con sus compañeros.

Entonces, ¿qué hacer en caso de bullying? una forma de intervenir como adultos ante esta realidad es orientarse hacia los espectadores, a quienes se les puede invitar a participar en charlas y talleres alusivos al abuso, donde se les solicite tomar en cuenta las consecuencias de esta situación y ponerse en ambos lugares. Lee también sobre etapas de la adolescencia.

Los directivos o docentes deben ofrecer  a los espectadores orientaciones para que sepan ¿qué hacer en caso de bullying?, porque si un testigo, expresa contundentemente “basta”, puede detener la situación de violencia y evitar hechos similares. Hay que notar también los rasgos de los acosadores y acosados:

Acosadores

Entre los rasgos más característicos de los acosadores, destaca el hecho de que en su mayoría tienen problema de autoestima, no saben destacarse de manera diferente a la de acosar. A ello se agrega, que vienen de familias disfuncionales o violentas, por lo que consideran a la violencia como la manera de resolver situaciones puntuales.

Muchos de los acosadores en el ámbito escolar tienen más edad que sus compañeros, o son más fuertes físicamente. Son líderes, pero en su mayoría es gracias al temor que transmiten ante los otros.

Así pues, ¿qué hacer en caso de bullying? hay que reconocer no sólo los rasgos de los acosadores, sino también las razones por las cuales llegaron a convertirse en abusadores e intimidadores de sus compañeros, ya que muchas veces estos jóvenes asumen una conducta como forma de vengarse ante abusos sufridos en este contexto u otros espacios sociales, probablemente el hogar o familia.

Por otra parte, muchos de los jóvenes agresores actúan por envidia o poseen dificultad para reconocer los sentimientos propios y ajenos. También por razones familiares, en las cuales tienen dos opciones, surgir por ellos mismos, o minimizar a los otros, y éstos escogen la segunda forma de enfrentarse ante diferentes situaciones en la vida.

Acosados

Al hablar de los acosados, hay que señalar que entre los rasgos que los definen, están que tienden a ser temerosos y tímidos. Por otra parte, son más débiles que la mayoría que sus pares.

¿Qué hacer en caso de bullying?

Muchas veces forman parte de una diversidad étnica, social o cultural, como por ejemplo a un adolescente varón que no le agrade el fútbol. Además, no tienen amigos, es decir, son solitarios e introvertidos.

Algunas veces, los acosados son los alumnos nuevos en la institución. También se les intimida, agrede o minimiza por cualquier dificultad física que pudieran padecer. En otros casos, estos jóvenes son intelectuales y por ello, provocan envidia.

Emocionalmente, son poco asertivos debido a que, para evitar problemas, acceden a solicitudes de los acosadores. Pudiera ser además, que en alguna oportunidad fueron capaces de denunciar un maltrato, por lo que sus acosadores le etiquetaron.

Para saber ¿qué hacer en caso de bullying?, debes entender que los acosados generalmente son jóvenes que necesitan ser aceptados por el grupo. Así que aceptan los abusos de manera silenciosa y sin denunciar a sus agresores.

Al soportar pacientemente tanto abuso, llega el momento en el que sus capacidades de aguante se agotan. Pero también suele suceder, que admiren a su agresor. Además, la familia suele influir en su forma de actuar, pues culturalmente consideran que no se debe responder con violencia ante la agresión de otros.

Sin embargo, también pasa que en ambos casos el problema de autoestima puede ser una de las razones por las que un individuo pueda asumir uno u otro comportamiento.

¿Qué hacer en caso de bullying?

Medidas sobre ¿Qué hacer en caso de bullying escolar?

Saber ¿qué hacer en caso de bullying? es una situación que requiere de suficientes capacidades y habilidades para actuar de manera idónea ante las situaciones de acoso que se presenten. Sin embargo, la famosa paradoja expresada por el filósofo Popper con relación a la tolerancia, cuando se es tolerante con quien no lo es, puede conducir a una situación difícil de manejar.

A este respecto, es preciso evitar los extremos, por lo que no resulta eficiente el actuar en caso de acoso escolar ni con el “ojo por ojo”, tampoco con el pacifismo crédulo. Actuar de manera racional ante situaciones de agresión que son poco racionales, no conducirá a la solución de tales problemas.

Tal realidad, devela que tanto la reacción violenta o de negociación con el acosador es una paradoja, que no conduce a solventar o minimizar el acoso escolar. Pero si una u otra situación no resulta, entonces ¿qué hacer en caso de bullying?, aunque es compleja la respuesta, existen algunas medidas que se pueden asumir para minimizar el acoso escolar, entre las cuales se destacan las siguientes:

Precisar claramente el acoso

Lo primero que se debe hacer, es reconocer de manera específica el tipo de acoso. De esta manera, se puede caracterizar si es una situación intimidatoria constante, si la violencia es eventual o por algún motivo o circunstancia especial, este último difícil de suprimir en su totalidad.

Considerar la existencia del problema

En el contexto escolar, los adultos y específicamente los educadores, han de considerar la realidad del problema. Es decir, aceptar que la situación existe y que el hecho de no intervenir puede generar otras consecuencias mayores.

Por tanto, éstos deben actuar antes de que la situación sea difícil de controlar y peor aún, sino se detienen pueden incidir en daños irreparables. Lee aquí sobre actividades para niños con discapacidad motriz.

¿Qué hacer en caso de bullying?

Atentos a los signos de acoso

Una de las formas de ¿qué hacer en caso de bullying? es promover el proceso comunicativo entre docentes y padres de forma bidireccional, en el sentido de que ambos actores estén atentos a los signos de acoso que pudieran presentarse entre los niños y jóvenes estudiantes.

En tal sentido, cuando se sospeche o algún estudiante denuncie algún caso de agresión, deben asumir la responsabilidad de investigar, indagar y averiguar con precisión cuál es la verdadera situación de acoso que se suscita en el entorno escolar.

Actuar de acuerdo al caso de acoso

Los docentes y directivos ante la presencia de casos de acoso escolar en el ámbito educativo, deben asumir medidas que minimicen las situaciones de acoso para con los estudiantes. Así, que es importante crear condiciones institucionales, como el caso de las normas de convivencia, donde la agresividad, acoso u otro tipo de intimidación sean sancionados con acciones disciplinarias de obligatorio cumplimiento.

En este sentido, el crear condiciones significa que los estudiantes, en especial aquellos que asumen el rol de acosadores, reflexionen sobre su comportamiento. Debido a que si siguen exhibiendo una actitud intimidatoria hacia algunos de sus compañeros, deberán asumir las consecuencias de sus actos.

Por otra parte, se deben proponer acciones que se orienten hacia la empatía y generosidad. Tales virtudes, las poseen todos los seres humanos, incluso los propios acosadores, quienes además pueden modificar su actitud si se les invita a actuar en situaciones, donde por ejemplo asuma un liderazgo asertivo. Así puede ser valorado por sus acciones positivas en vez, de las negativas que ha venido exhibiendo.

Necesidad de atención del acosado

Con respecto a la atención del acosado nos preguntamos ¿Qué hacer en caso de bullying?. En este caso los adultos deben atender prioritariamente al estudiante, niño o adolescente que forma parte de las víctimas de agresión o intimidación en el contexto educativo.

Aunque hay que aclarar que ambos sujetos (acosador y acosado) deben recibir orientación y atención por parte de los adultos, en este caso docentes, directivos e incluso padres y representantes. Porque no se puede dejar de reconocer, que por ejemplo, un abusador puede haberse convertido por el hecho de haber sido víctima inicialmente, pero se transformó en victimario.

Sin embargo, el acosado, debido a su condición podría poner en riesgo su vida o la de los demás, por lo que requiere ser atendido prioritariamente, en el sentido de ayudarles a reflexionar y a saber actuar en situaciones de agresión e intimidación.

Hablar con los acosados, significa ofrecerles información, donde por medio de la aceptación de sus problemas de intimidación, se les oriente hacia la reflexión y el entendimiento de que existen muchas personas que han estado sometidos a situaciones similares, pero han sabido liberarse y convertirse en adultos que hoy día se destacan por sus habilidades en múltiples áreas.

En este sentido, los acosados deben entender que el hecho de haber sido víctima de intimidación, agresión u otro caso de acoso escolar, no se debe convertir en un estigma que lleve de por vida, porque hay situaciones y momentos que como ser humano ha de superar para actuar en consecuencia y en el futuro.

Entrenar a los niños y jóvenes

Una forma de responder a la interrogante ¿qué hacer en caso de bullying? es preparar a los estudiantes niños y adolescentes hacia el desarrollo de una adecuada capacidad asertiva, como la forma apropiada de actuar ante la violencia.

En este caso, los chicos han de descubrir que muchas veces, el acosador y sus amenazas son simbólicos, más que reales. Motivos por los cuales hay que hacerle frente, rechazando con seguridad las amenazas para poner fin a la situación y minimizar que tales eventos se repitan.

Ayudar al acosador a cambiar de actitud

¿Qué hacer en caso de bullying?, pues una manera es ayudar al acosador, al orientarlo o hacer que cumpla con las normas institucionales. Así se liberará de seguir siendo sometido por ésta necesidad de dominación. Lo que en definitiva, se visualizará en la convivencia escolar.

Es de prioridad que los adultos establezcan normas de convivencia de obligatorio cumplimiento, las cuales han de estar caracterizadas por los siguientes principios:

  • Facilitan la gobernabilidad de la institución.
  • Previenen y minimizan la violencia.
  • Se establezcan comunicaciones asertivas entre padres y docentes.

Atendiendo a tales aspectos, se destaca la necesidad de que el bullying escolar sea un punto inscrito de forma permanente en la agenda escolar, buscar apoyo profesional para tratar a los acosadores y a los acosados, así como buscar posibles soluciones al respecto. Someter posibles alternativas de solución entre los diferentes actores que conforman el contexto escolar.

Prevenir el acoso escolar en la escuela

¿Qué hacer en caso de bullying?, la mejor manera de actuar de manera institucionalmente se basa en la prevención. Así que en la escuela se pueden adoptar diferentes acciones para minimizar el acoso escolar, entre las cuales se ofrecen las siguientes sugerencias:

Estar atento, sin alarmarse

La escuela debe atender cualquier caso de acoso escolar. Sin embargo, no debe alarmarse, pues esto no contribuye a disminuir la situación de bullying en la escuela. Al contrario los acosadores potencian su actuación al percatarse del efecto intimidador que provocan en los adultos.

De ahí, que cuando se establecen normas y los directivos o docentes enfrentan de una forma serena, pero firme a los agresores, se traduce en la detección temprana que evita el acoso escolar. Lee aquí sobre actividades para trabajar el valor de la amistad.

Hay que hacer énfasis en que en la institución existen normas de convivencias que se deben respetar y no se acepta que las mismas se trasgredan, pues quien lo hace, asume las  consecuencias de sus acciones. Tales argumentos, pueden ser efectivos para evitar el acoso escolar.

Promover el concepto de grupo, de tal manera que se actúe sobre la minoría que son los acosadores. La idea es hacer un todo cohesionado por la mayoría, que ejerza presión sobre quienes intimidan a los demás. Para ello, además se necesita generar la conciencia de ayuda y el principio de solidaridad y convivencia.

Evitar el secreto de los comportamientos abusivos. Así, que en la institución escolar se debe hacer público el problema de bullying. Sin embargo, se debe respetar la privacidad individual.

Acciones

Se pueden promover acciones tales como concursos de afiches, carteleras, talleres, trabajos colaborativos, jornadas contra el abuso, círculos de reflexión, discusión sobre posibles alternativas, donde participen alumnos, padres, representantes, docentes y directivos.

Promover de forma colectiva la cultura institucional, donde el abuso o bullying no sea admitido por ninguno de los agentes que conforman la escuela, en otras palabras, que todos los estudiantes estén inmunizados ante los abusos de cualquier tipo, así se creará una barrera que impedirá mantener conductas de acoso.

En la actualidad, se destaca que el 90% de los problemas que se suscitan en los diferentes ámbitos de la sociedad están referidos a la falta de compromisos asumidos, pues las personas incumplen sus acuerdos. Por ello, hay que instalar la consigna de “sí al respeto y fuera el abuso”.

Denunciar el acosador

Otro aspecto importante, es que los jóvenes entiendan que denunciar al acosador no es convertirse en un delator, sino en una persona consciente de sus necesidades y las del colectivo, pues se orienta hacia la búsqueda del bien común. Entendiéndose, que cuando está presente el abuso, ninguno de los estudiantes puede considerarse a salvo.

En las instituciones escolares ha de estar presente la política del respeto, basada en la integración de todos los agentes que constituyen el entorno escolar, para que en acuerdo, sean capaces de establecer lo que se debe y no se debe hacer en caso de bullying en el ámbito educativo. Los docentes deben manejar los diferentes rasgos de la cultura de los niños y adolescentes, pues los mismos tienen influencia en sus comportamientos.

Generar la cultura de la participación

Ante esta situación, hay que generar una cultura que facilite la integración y participación de la mayoría y evite el acoso para las minorías. Por otra parte, los docentes deben estar atentos ante cualquier evento de acoso escolar, esto facilita la disminución de otros episodios que se puedan presentar. Te invitamos leer sobre prevención de accidentes en la escuela.

En secundaria, es imprescindible supervisar a los estudiantes con respecto al cumplimiento del horario escolar, vigilar los pasillos, baños, depósitos o cualquier otro lugar donde puedan reunirse y adoptar comportamientos abusivos unos en contra de otros.

Los docentes además, deben estar alertas ante cambios de conductas que exhiban los alumnos, entre ellos ausencias, alteraciones bruscas, aislamientos, bajo rendimiento, entre otras que puedan alertar sobre casos de acoso escolar.

Denuncia por parte de los padres

En la institución escolar han de existir medios para canalizar las denuncias formuladas por los padres ante posible acoso escolar, o cuando se sospeche del bullying. Tales denuncias deben hacerse a través de la Asociación de Padres y Maestros, quienes en conjunto llegarán a acuerdos y realizarán encuentros con los padres de los hijos que pudieran ser víctimas o victimarios.

Los padres de estos niños, cuando se enteran de la situación de acoso donde han estado involucrados sus hijos, modifican la formas de crianza distintas. Aunque, también suceden casos en que los progenitores avalan el comportamiento abusador o acosador de sus hijos, pero por suerte son menos los que asumen esta posición.

La escuela debe ser un foco de iniciativas

La institución escolar debe ser un centro donde circulen y promuevan iniciativas donde intervengan padres, maestros, estudiantes, directivos y demás personas que forman parte del contexto institucional. Además, en las alternativas que se generen deben participar profesionales que faciliten y orienten con sus experiencias, de manera que faciliten las mejores opciones para asumir el problema.

Formas para detener el bullying

Si te enteras de que hay una persona siendo acosada o víctima de bullying, es preciso actuar para ayudarla y evitar que esta acción se siga perpetuando e intensificando. En este sentido, se responde a la interrogante ¿qué hacer en caso de bullying? destacando una serie de formas para hacerle frente a esta situación problemática.

Habla con la persona que sufre el bullying: La persona que se siente acosado/a necesita ser oída, no dudes en escucharlo, eso puede ayudarle a enfrentar la situación.

Escucha sin sacar conclusiones: Una persona que sufre de bullying generalmente está sensible, con muchos sentimientos encontrados, además del temor hacia sus agresores. Así que oírlo es preciso, antes de juzgarlo o hacer conclusiones adelantadas.

Hazles saber que te preocupa su bienestar: Establecer una comunicación asertiva, demostrándole tu amistad. Además, sugiere realizar actividades donde se distraiga y aleje de sus agresores. Tener amigos, les puede ayudar enormemente.

Habla con un adulto en quien confíes: Cuando conozcas algún caso de bullying, debes participarle al director, maestro o cualquier autoridad institucional, puedes confesar a cualquier adulto a quien le tengas confianza. Esto estimulará al acosado a hablar, lo que puede serle de gran ayuda, pues se tomarían las medidas en su caso para acabar con este flagelo. Te invitamos leer sobre cómo prevenir el acoso escolar.

Toma una posición como grupo: Es importante establecer cohesión grupal, donde los integrantes y compañeros le hagan frente al abuso o acoso escolar, así se evita y minimiza.  Además, evita hacerte ecos de rumores que puedan afectar a un compañero e incluso a ti mismo.

Enfrenta al bullying: Es preciso armarse de valor y hablar con los compañeros que hacen bullying, para que entiendan que la mayoría no está dispuesta a seguir aceptando sus ofensas e intimidaciones.

Bullying en las Redes Sociales

El acoso por las redes sociales origina el mismo daño que otros tipos de intimidación, incluso peor, debido a que es más difícil evitarlo. Por tanto, ¿qué hacer en caso del bullying en las redes sociales?. Lo primero que debes saber es que al estar conectado en un móvil, Tablet o computadora, un abusador puede hacerte bullying. Es decir, hacerte sentir mal, acosado e intimidado. En este aspecto, puedes actuar de la siguiente manera:

Cambia las configuraciones de privacidad

En las cuentas de las distintas redes sociales puedes configurar la  privacidad y permitir el ingreso sólo a las personas que consideres que son tus amigos, a quienes tienen una relación de respeto y amistad.

Bloquea y elimina contactos

No dudes en bloquear cualquier cuenta, teléfono o dirección de correo de la persona que te está acosando. Además, debes mantener en privado tus datos personales. Por ningún motivo debes hacer pública tu dirección, números telefónicos u otros datos que pueden generarte problemas.

 Otras opciones

Entre las opciones que puedes realizar para enfrentar este tipo de acoso, se destacan, dejar de lado tu teléfono o computadora por un tiempo, ya que si estás siendo víctima de bullying por las redes sociales, debes intentar minimizar su uso por un periodo prudencial, hasta que el acoso disminuya.

Por otra parte, guarda los e-mails, textos y mensajes de acoso, los cuales pueden ser elementos valiosos si el bullying persiste y debes denunciar. Pero, es preciso reportar el bullying en el momento que sucede, a través de cualquiera de las plataformas web o redes sociales.

El hecho de ser víctima de acoso requiere que asumas decisiones asertivas, en el sentido de comentarles tu situación a las personas en que confíes, para buscar soluciones en conjunto. Por otra parte, debes evitar responder los mensajes de intimidación. Además, debes denunciar ante cualquier amenaza a tu seguridad. Así, en casos de que se viole tu privacidad sexual.

En síntesis, el bullying es acosar, intimidar y maltratar física o verbalmente a un ser humano. Si sientes que alguna persona te agrede constantemente de cualquier manera, debes informar a tus padres, maestros u otros adultos, unidos pueden buscar la solución. Finalmente recuerda emitir tu opinión con respecto a la información aquí presentada.

Deja un comentario